Los Mundos de Yupi

Abril 30, 2016

2015-12-26 07.55.16Estamos ante un paisaje nuevo. Por un lado, la elecciones europeas lo anunciaban y las elecciones locales confirmaban el cambio de rumbo de la política española. Por otro, una profunda división de la sociedad, no sólo de la catalana, tal como ha provocado las autonómicas catalanas y como presagiaba el referéndum.

Los resultados del 26J posiblemente aún ahonden más en el cambio paisaje que parece vaticinarse. Según se observa y a la vez se interpreta, hay una alta probabilidad de que los partidos constitucionalistas, PP y PSOE, CiU y PNV, a parte de IU y IC, se hundan y desaparezcan, o en el mejor de los casos, haya todavía posibilidades de transformarse. Son máquinas ya obsoletas que han rendido durante casi 40 años. Y son muchos, demasiados.

Nuestra democracia, a pesar de todo, desde 1978 hasta hoy el 2016 ha transfigurado la sociedad española de pies a cabeza. Y recalco, como ya lo he escrito en estas páginas, ha nacido una generación absolutamente nueva, que poco tiene que ver con las dos anteriores, la de los abuelos, niños de la guerra, y la de los padres, niños del desarrollismo. Nuestros hijos, ya algunos de ellos cerca de los cuarenta años, ya no son aquellos niños de los “Mundos de Yupi”

Sin duda las ambiciones y la frustraciones de esta generación “regeneraran” el paisaje político de la España del siglo XXI. A mi modo de ver la situación, y sólo es una opinión, se va a dar una gran división en el seno de la sociedad española. Por una lado, un Frente Nacional que agrupará las fuerzas constitucionalistas más el C’s. Por otro toda la diversidad de las fuerzas de progreso social. Un paisaje de connotaciones republicanas del 32, pero sobretodo de aquel periodo de final de la segunda república.

Sin duda un paisaje convulso en la que será muy necesario paciencia y negociación para aceptar la diferencia y las exigencias de cada una las partes. Y digo de las partes porqué seguro que serán más de dos. El acuerdo lo marcará el fiel de la redistribución. Aspecto nada fácil, ya que el Frente Nacional querrá defender sus espacios de corrupción para hacer sus propios negocios, con amenazas de todo tipo, tal como acostumbra la derecha, como por ejemplo paralizando el transporte para crear malestar, para decantar la balanza a sus intereses privados (la dirección promoviendo vagas en TMB). Las fuerzas de progreso social tendrán que agudizar hasta el extremo las diferentes estrategias para garantizar el juego del entendimiento, sin olvidar que su fuerza reside en el compromiso, la honestidad y el proyecto.

No quisiera acabar, sin referirme a unas la palabras del ex-presidente de Generalitat Montilla y que mi modo de ver da en el clavo respecto a la situación catalana ya que, para que Cataluña se sienta cómoda, España debe de ser suficientemente atractiva. Viniendo de Montilla no hay ninguna veleidad de segregación, pero sin duda, coincido con el espíritu de estas palabras. En las próximas elecciones nos jugamos mucho. Muchísimo. Para que las sociedades funcionen debe de haber generosidad. Si no la hay la sociedad se rompe.

Anuncis

Cataluña en la España Posmoderna

Setembre 25, 2015

20150818_111806Cataluña, España. He ahí un dilema. El “problema catalán” “El encaje de Cataluña” delatan por si solas la convivencia entre catalanes y el resto de los españoles a lo largo de la modernidad. Empezando con la 1ª República de 1873 con Pi i Margall ja tenemos un intento de proclamación de Estado Catalán con el objetivo de instaurar la justicia social en una Cataluña dominada por el caciquismo industrial. Durante la Restauración (1875-1898) se articula el catalanismo como ideología ligada a la modernización de la sociedad catalana. Son años de terror; junio de 1896 durante la Procesión del Corpus estalla una bomba en la calle Canvis Nous con el resultado de seis victimas y cuarenta y cuatro heridos, entre otros atentados. El “Tancament de Caixes” marca un punto álgido. La insatisfacción del pequeño comerciante y del pequeño industrial se enfrenta al inmobilismo de los grandes industriales y caciques catalanes. La insurrección es patente, el canto de “La Marsellesa” y “Els Segadors” durante la “Marcha Real” provocaron la suspensión de las garantías constitucionales y la dimisión del General Polavieja.

Ya en el siglo pasado durante el poder conservador de la Lliga Regionalista, Cataluña vivió uno de los episodios más crueles, la “Setmana Tràgica” durante el verano de 1909 con el fusilamiento de Ferrer i Guardia en octubre de aquel año. La instauración de la Mancomunidad en 1914 no solucionó el problema de la radicalización. Son años de bandolerismo y en 1923 el conservadurismo catalán apoya a Miguel Primo de Ribera, capitán general de Cataluña, para asestar el golpe de estado e instaurar una dictadura militar, precedente del que será la dictadura franquista. En medio, la II República entre 1931 y 1939, y la autonomía catalana de 1932 dirigida por Esquerra Republicana de Cataluña. Los años del franquismo fueron vividos de muy distintas maneras según el bando y la clase social. Aunque sin duda el denominador común de aquel régimen fue la represión. La Constitución de 1978, para unos limitada para otros excesiva. Aunque desde su aprobación la sociedad española y catalana se han modernizado por el crecimiento expansivo que se inicia en la década de los sesenta. Cincuenta años de crecimiento económico y treinta y cinco de democracia. Este largo recorrido nos permite divisar, con cierto desapego, la dinámica histórica de la Cataluña moderna.

En las elecciones autonómicas del 27-S, porqué legalmente son todavía autonómicas, cada partido, cada agrupación, destacan aquello que para ellos es lo más prioritario. Para unos lo más importante es el modelo territorial sin contar el modelo social que va asentar. Para otros lo contrario, antes la sociedad que territorio. Para unos la solución es cortar, divorciarse del “Estat”, para formar otro Estado. Para la otra mitad, según los pronósticos de voto, es llegar a un nuevo acuerdo, a una nueva unión. Para ello vamos a analizar que nos ofrecen cada una de formaciones mayoritarias que se presentan a la contienda electoral

Para empezar, el punto que trata el tema de la articulación territorial, oscila entre la formación de un estado independiente respecto de España sean cuales sean sus consecuencias y las formaciones que interpretan que el proceso vulnera la legalidad vigente y que por lo tanto el marco constitucional es inviolable. Ente los primeros tenemos la CUP que apuesta por la ruptura unilateral con España conjuntamente con la “UTE”, es decir la unión temporal de empresas denominada “Junts pel Si” que agrupa a CdC, ERC, Omnium Cultural, Assemblea Nacional de Catalunya y un antiguo miembro de ICV y parlamentario europeo. La estrategia de “Junts pel Si” es una operación de manual de marketing con el objetivo de aglutinar un amplio espectro ideológico con el denominador del “procés”. En el polo contrario encontramos al PP, dispuesto a combatir con artillería pesada para frenar el proceso. Dos posturas opuestas que no ayudan, tanto la una como la otra, a llegar a un consenso. Sin una definición clara respecto a este tema, C’s y PSC concurren con una apuesta basada sobretodo en principios federalistas como garantía de convivencia entre territorios. “Catalunya si que es pot” en la que confluyen ICV, EuiA, Procés Constituient y Podemos, anteponen el modelo social al modelo territorial, reconociendo los derechos de Cataluña como pueblo para llegar a una solución federal e incluso confederal. Unió Democrática, fiel a su linea conservadora, aboga por agotar al máximo el texto constitucional para alcanzar una Cataluña “Rica i Plena”

Junts pel Si” no explicita el modelo social de la futura Cataluña independiente, pero teniendo en cuenta los precedentes neo-liberales de las decisiones en política social de Convergencia, poco cabe esperar. Los recortes llevados a cabo por su gobierno han empobrecido mucho más al pueblo que dicen defender. Su estrategia de momento es no pronunciarse y despistar al votante ilusionándole con Ítaca.

PSC, por otro lado, la socialdemocracia constituye su pilar fundamental, paralelo a “Catalunya si que es Pot”. CUP se acerca a un discurso casi libertario inspirándose en la Revolución Francesa. PP, Unió Democrática y C’s son formaciones liberales que van desde neo-liberalismo burócrata del PP al liberalismo de rostro humano de Unió, pasando por un liberalismo fuerte de C’s posiblemente inspirado por la corriente ideológica de Chicago que apuesta por un capitalismo salvaje.

Sin duda aquel campo de juego de la Transición que ha perdurado hasta nuestros días ya no es el idóneo para la España posmoderna. Debemos construir un nuevo marco constitucional asentado en dos pilares: nueva articulación territorial y nuevo abanico de derechos y deberes, que permitan construir los proyectos ciudadanos en un territorio que permita alcanzar la equidad en las oportunidades.

Per Josep M Cortès Martí

Lecciones políticas 2015

Mai 31, 2015

Imagen 204Las elecciones municipales de 2015 confirman la tendencia de las elecciones europeas tal como se publico en Gramenet 2.0 en Santa Coloma es el principal granero socialista. Un cambio de rumbo que ha recompuesto los plenos de los ayuntamientos. Nuevas formaciones que a partir de ahora tendrán el protagonismo y que manifiestan el cambio que va tomando la sociedad española.

Madrid y Barcelona, los dos grandes municipios de España, dejan muy claro que sintonizan más de lo que algunos quisieran. Las dos grandes capitales desean un cambio fuerte de orientación defendiendo un nuevo campo de juego para la política. La lógica de la derechona convergente, lo mismo que su hermano ideológico PP, les impide reconocer que su modelo capitalino repugna. BNC World y yates de lujo no son prioritarios para una ciudad que ha perdido no solo cohesión, sino dignidad. Barcelona es una ciudad para vivir, no sólo para ver, como imponen sus ”amiguetes” de club golf.

La derechona catalana siempre actúa así. Ahora lo vemos con los nuevos conatos de amenaza verbal y violencia mediática. Cuando no le convino la Mancomunidad y la II República, pagaron el billete, en 1923 y en 1936, a la dictadura. No digamos otros episodios históricos que todavía persisten en nuestra memoria, por mucha “ciudad de los prodigios” que sea. Pero por ahora, si las cosas no se tercian, el voto “táctico” de las municipales ha reflejado muy nítidamente que izquierda y derecha, existen y persisten. La izquierda defiende el bienestar de la mayoría, ante un crecimiento desigual que han provocado los partidos de derecha mediante el soborno y la corrupción; sus dos grandes ejes de política económica.

Estoy muy satisfecho por los resultados obtenidos. En Santa Coloma de Gramenet no sólo el voto generacionalmente fiel se ha movilizado. Seguro que ha arañado votantes de otras formaciones. Ahora éste gran resultado hay que administrarlo con humildad y sensatez. “Som” refleja una realidad muy concreta que capitaliza el malestar de muchos. “Ciudadanos” también, aunque con un mensaje muy claro, el juego de banderas y “senyeres” no nos llevan a ninguna Ítaca. Iniciativa, con un buen trabajo realizado, no se ha visualizado suficientemente. P.P recoge lo que ha sembrado, tal como dice el refrán. Esquerra Republicana de Catalunya, felicito a su candidata, a muy poco de conseguir representación en el pleno. CiU, queda fuera de cualquier posibilidad de representación, por miopía y autismo. Un partido, como UCD, que debería de formar parte ya , de la historia política de nuestro país.

Per Josep Mª Cortès Martí

LA CAMPANYA I ELS ESTILS

Mai 18, 2015

004Passejant per la ciutat es visible i palpable que estem en temps de campanya municipal. Cartells per arreu engalanen els carrers i les avingudes. Cares, persones, colors, sigles, missatges són les i els protagonistes de l’escenari quotidià.

Cada campanya té un estil molt concret i un llenguatge molt personal d’allò que es vol transmetre. Tanmateix, tal com s’enfoquen les campanyes es pot veure quin és el codi ocult del contingut i la estratègia de les candidates i dels candidats, del partit o plataforma que hi ha darrera.

En quatre paraules intentaré descriure els sentiments i sensacions que cada una de les formacions transmet. L’ordre que els posaré més avall està en relació a la representació en el ple actual i les formacions més visibles de la campanya. De totes les formacions més notòries al carrer, totes, excepte una, els missatges de la campanya són molt transparents.

PSC, amb la Núria, sobretot són les persones i la seva ciutat, és el seu equip i el seu projecte. PP, una cara nova, atractiva, somrient, simpàtica i sol·licita. IC-V l’Alexandra, profunda i nítida, amb capacitat i força. Som Gramenet, tothom és protagonista, tothom és ciutat. CiU, pretensiositat, personalisme, paralogisme i sobretot molt parament. ERC amb la Belén, la ciutat al fons: esperança,
independència, franquesa, honestedat. I el Partit Comunista tot un exemple de voluntat i treball, de fe i testimoni. Ciudadanos amb una campanya molt forta i segura, es presenten com la oportunitat al canvi, però a la vegada gelosos de conservar allò que consideren l’essència.

No he descrit totes les formacions i partits que es presenten, que són moltes més, però la seva presència en el carrer no es tant perceptible. Perdoneu-me. Finalment a hores d’ara, encara no m’atreveixo a fer una predicció de vot. Si haig de guiar-me per la campanya, segurament tots aquells que aposten i entenen la política com una responsabilitat conjunta, segur que tindran representació. Tant de bo quedi al marge tot aquell que expressa el contrari.

Per Josep M Cortès Martí

All lives are books: Reseña: Crescendo de Becca Fitzpatrick

Mai 8, 2015

All lives are books: Reseña: Crescendo de Becca Fitzpatrick.

La cohesió social far del pla estratègic.

febrer 26, 2015

Imagen 846A la Biblioteca Salvador Cabré-Singuerlín es va presentar, ahir al vespre, dimarts 24 de febrer, el «Document per a la reflexió estratègica en base a l’anàlisi qualitativa realitzada». Obrí l’acte l’alcaldessa i desenvolupat pel consultor internacional i director d’Estratègies de Qualitat Urbana Josep M. Pascual.

Nuria Parlón va exposar que la Santa Coloma del futur passa per garantir les oportunitats a tothom i fer realitat les aspiracions de la ciutadania; «la ciutat com un espai públic dinàmic és el resultat de la participació de la ciutadania, incorporant el conflicte com a variable estructural i que per tant s’ha gestionar de la millor manera possible» va dir l’alcaldessa.

Els eixos fonamentals del pla es poden resumir en: reforçament de connectivitat metropolitana entre el Barcelonés-Maresme; potenciar la industria del coneixement conjuntament amb el turisme urbà i gastronòmic; i redefinició de l’Eix Besós-Passeig de Ribera-Serralada de Marina.
Les eines passen per reorientar la funcionalitat de ciutat dormitori a ciutat residencial, amb tot el que significa de regeneració de l’espai urbà i immobiliari, projectar el paper del Campus de Torribera conjuntament amb la mediterraneitat de la ciutat, i desplegar un nou instrumental administratiu de governança pública.
En definitiva, Josep M Pascual confirmà que Santa Coloma viu d’una manera molt singular la crisi; «la ciutadania colomenca igual que un vaixell té com a far que l’orienta l’enfortiment de la cohesió social». Bon coneixedor de la ciutat Pascual l’any 1986, amb les hores l’alcalde Lluís Hernàndez, va fer el pla de la «Santa Coloma del 2000»

Per Josep M. Cortès-Martí

Surcos sobre el asfalto al 9N metropolitano

febrer 10, 2015

Imagen 433Surcos sobre el asfalto al 9N metropolitano
Reflexión del fenómeno migratorio español

1. Cine como recurso analítico en la sociología

El gran desarrollo de las tecnologías audiovisuales nos permite incorporarlas como herramientas pedagógicas y testimonios de una época convirtiéndose en documentos sociológicos que relatan con realismo y rigurosidad procesos de vida cotidiana. Como toda producción humana el cine también participa de la dimensión sociológica, convirtiéndose algunas veces en espejo de la realidad social. Esto, sin olvidar que el cine también es un producto de mercado con lo que ello conlleva de relato social. Sin embargo, para el sociólogo el cine puede convertirse en una herramienta de análisis social siempre que se cumplan unas condiciones: que el relato refleje como un espejo la realidad social que se desea estudiar; que el correlato cinematográfico cristalice el imaginario objeto de estudio; y que en cierta medida, se debe tener presente, que el cine manifiesta la manera de pensar del momento que se produjo el film.

El cine permite a la sociología indagar como se construyen los procesos sociales en su plano más micro-sociológico, sin olvidar que la ficción del cine recrea la realidad, a la vez que la imita y algunas de la veces la exagera para expresar aquello que el guionista y el director desean transmitir. Seria un error caer en la ilusión de que el relato cinematográfico es la realidad social que se desea estudiar, otra cosa es la meta-realidad del fenómeno fílmico, ya que es consabido, la ficción supera la mera recreación de la realidad y en su interior caben la ilusión, la fantasía o la locura. Ahora bien, construir la ficción aunque en si misma sea un acto de realidad, la ficción recrea, es decir la vuelve a crear la realidad observada como acto imitativo, aspecto éste no menor, ya que acaece la función de espejo.

Teniendo presente estos prolegómenos de carácter heurístico y actitud metodológica, el cine español sin pretender de manera manifiesta ser cine social, se ha caracterizado por hacer de la realidad ficción haciendo una descripción del mundo que le rodea. Una descripción que por ser irreal es mi misma construye el mundo social a partir del espejo como vía de entender y comprender por un lado, en denunciar y cambiar al realidad por el otro. Por lo tanto, el cine español, a igual que buena parte del cine europeo de la segunda mitad del siglo XX, reconocía la manera de vivir de sus ciudadanos, mediante el lenguaje fílmico como un acto de responsabilidad artística. En fin, el cine para la sociología parte de reconocerlo como la reconstrucción de significados que articulan los fenómenos sociales como sujeto del relato manifestando la descripción de un hecho social.

2. El relato de cambio social en el cine

Un ejemplo de relato fílmico del cambio social acaecido durante la segunda mitad del siglo XX es evocado en los fotogramas de aquellas películas sociológicamente juveniles como la de José Luis Garci Solos en la madrugada“habiéndonos hecho mayores” entre Surcos y Plácido. Con maestría literaria José Antonio Nieves Conde, generación “Jarama” (Sánchez Ferlosio, R. 1955) y “La Colmena” (José Cela, C. 1951), nos describía con neorrealismo fílmico las penalidades de la familia que emigraba a la gran ciudad para “sembrar proyecto”. En aquel momento, a pesar de que se conocía, los destrozos provocados a la modernidad aún no se habían repuesto. Debían, todavía transcurrir unos años, no muchos por cierto, para que el brioso moto-carro de Plácido, Berlanga con maestría pictórica, a lo Fellini, lo hiciera transitar entre calles adoquinadas y caminos polvorientos, reconstruyendo destrozos y cimentando fundamentos.

Quisiéramos o no, la España “milagrosa” lo fue a partir del Concilio Vaticano II. Nos acercábamos, por fin, más a Boccaccio 70 que a la Dolce Vita. Sin olvidar pero, que nosotros también fuimos emigrantes, irónicamente narrado en Vente a Alemania Pepe, antes del Pacto del 78. “Abandonamos” el moto-carro de Plácido para ir con coche: El turismo un gran invento. También democratizamos el privilegio de ser universitario, en una sola generación, perfectamente reflejado en Margarita se llama mi amor. Se extendió el derecho de las vacaciones pagadas cómicamente expresado en Verano 70 Por fin, nuestra sociedad por primera vez en su historia era mayoritariamente mesocrática. Nos modernizamos; ya no éramos aquel Cateto a babor perplejo al cambio sino el Soldadito español atento a las transformaciones. Las verdes praderas allanaron el Pacto de 1978, los Pactos de la Moncloa. No obstante, Todos al suelo y Asalto en el Banco Central denuncian con ironía y dramatismo las dificultades técnicas de la que ha sido hasta ahora la actual arquitectura de la democracia española.

3. Contexto migratorio 1950-1975

El crecimiento económico y el cambio social de los últimos cincuenta años del siglo XX en España es sin duda la historia de un proceso migratorio intenso en territorio nacional. El llamado Milagro de la Década Prodigiosa, los sesenta y los setenta del siglo XX, no se pueden explicar sin el transvase de efectivos demográficos del campo a las principales ciudades del territorio hispánico. Un cambio que quedó reflejado en los famosos informes socio-demográficos de la Fundación de Estudios Sociales y de Sociología Aplicada con el acrónimo, ya familiar en nuestro ámbito, de FOESSA y en los primeros programas de las sociologías urbanas y rurales de nuestras universidades así como en los manuales de estructura social de España.

Pero antes del relato mesocrático a todo color y en cinemascope de la segunda mitad de los sesenta hasta llegar a los opulentos noventa, la España de los cincuenta y de principios de los sesenta se filmó sobretodo con 35mm en blanco y negro. Una población fundamentalmente labradora que deseaba locamente asimilarse al “cinemascope de Hollywood”. Antes de la televisión y el automóvil, cine de barrio y moto-carro constituyeron durante los cincuentas y principios de los sesenta los anclajes del imaginario colectivo con una cierta auto-estigmatización. Dicho marco de referencia constituye la pantalla del relato que vamos analizar del proceso migratorio a partir de la imagen y el guión de una de las obras maestras del cine neo-realista español.

Surcos película producida en 1951 dirigida por José Antonio Nieves Conde (1915-2006) director también, entre otras, de Balarrasa. Surcos sobre el asfalto, título original, a pesar de permanecer en el olvido durante mucho tiempo, hoy es considerada una de las obras maestras del neorrealismo. Estrenada el 12 de noviembre del mismo año en el cine Palacio de la Prensa de Madrid y el 26 de octubre en el cine Astoria de Barcelona. La dirección del guión y calidad en los diálogos se debe a Gonzalo Torrente Ballester (1910-1999) a partir de un argumento original de Eugenio Montes (1900–1982) político y periodista, doctorado en filosofia y letras, cuya tesis fue dirigida por el mismísimo Ortega y Gasset. A pesar que la película tenia un objetivo doctrinario para desincentivar la emigración del campo a la ciudad la realidad nos ha demostrado que a a pesar de las dificultades que impuso el régimen del 39, el desplazamiento de población de aquellas zonas más deprimidas a las principales ciudades fue constante desde los inicios de los años cincuenta a mediados de los setenta del siglo XX. Sin duda, el fenómeno migratorio español cambió absolutamente la distribución territorial de la población concentrándose principalmente en las áreas urbanas de Madrid y Barcelona

El relato emigratorio recae en el reparto de personajes como Pepe (Francisco Arenzana), hijo mayor de la familia formada por los actores José Prada y Maria Francés (padres), Maria de Leza con el papel de Tonia (hermana pequeña) y Ricardo Lucia, con el papel de Manolo (hermano menor). Configuran la red de acogida primaria (los parientes de la ciudad): Maria Asquerino interpretando la “Pili” conjuntamente con Carmen Sánchez (como Engracia y madre de Pili). La red social de integración encabezada por Félix Defauze (Don Roque con el sobrenombre Chamberlain, propietario de un bar detrás del cual se esconde su actividad estraperlista) y Luis Peña (El Mellao, como personaje de rufián) conjuntamente con la panda de los tres formada por actores tan representativos de una época como Francisco Bernal en el papel de Juan y limpia botas, José M. Martín y José Villansante en los papeles de Carlos y Enrique. Como red de socialización e integración de Manolo, Manuel de Juan, titiritero de guiñol y padre de Rosario interpretado por una jovencísima Montserrat Carulla como Rosario.

Surcos como relato emigratorio define a la perfección dicho proceso y su articulación institucional: el efecto llamada como justificación del viaje, la red de acogida familiar como mecanismo de residencia primaria, la estigmatización social por la diferencia en la “mise en scene”, procesos de socialización secundaria por adopción de nuevas costumbres y aprendizaje de un nuevo oficio, funcionamiento de los mercados de trabajo vía precio, vía formación, vía selección informal.

Paralelamente los dos ámbitos de socialazación quedan perfectamente definidos por el lugar de residencia, Lavapies, y por las característericas del puesto de trabajo. Todos estos elementos constituyen un marco de referencia que describen de forma concisa el fenómeno migratorio.

4. Textualidad de la migración en España
4.1. Rito de paso: Atocha y Lavapies

Como primer rito de paso al “nuevo mundo” de la familia Pérez acontece en la estación de ferrocarril de Atocha bajando del tren “proviniente de Valladolid”. Son recibidos por el hijo mayor, Pepe, que “hizo la mili” en Madrid y conoce bien los lares de la capital. La falta de costumbre del ajetreo capitalino se escenifica en la estigmatización directa del hijo mayor a su familia “es que son de pueblo”. La escena que concreta las características, a la vez que rito de paso en el nuevo escenario vital, es en el metropolitano madrileño cuando el resto del peaje pone en evidencia la disimilitud identitaria de la familia inmigrante. El lenguaje como control social lo determinan locuciones y expresiones “paletos”, “se creen que van al campo…” marcan la configuración simbólica de lo rural y lo urbano, construyendo el imaginario antitético entre campo y ciudad (con una intención absolutamente doctrinaria del régimen, aspecto que no voy extenderme por no ser el ámbito de dicho análisis, aunque como analistas de sociedad no podemos obviar el marco de referencia en el cual se construyó el discurso argumental de Surcos).

La construcción institucional de la red de acogida queda perfectamente delimitada cuando llegan al “barrio” en la estación metro de Lavapies, todo un símbolo de referencia a partir de connotación simbólica urbana. El ritual de entrada al “nuevo mundo” no está exento de dificultades; interpelación del guardia urbano, con mirada requisitoria y sequedad en la respuesta, no suponen obstáculos para construir una vida mejor. El panorama escénico se refuerza en la llegada a la Corrala (conjunto de alojamientos humildes formando una sola unidad constructiva de tres o cuatro plantas, patio interior amplio y aireado, donde se encuentra la escalera principal por la cual se accede a cada una de las plantas donde se encuentran cada uno de los alojamientos siguiendo los cánones constructivos clásicos del Madrid humilde) la familia Pérez sube despacio hasta el piso de los parientes. Observados y vigilados por el vecindad son objeto de estigmatización “de dónde vendrán éstos paletos …”

4.2. Socialización: novación y duelo

El espacio compartido refuerza la red familiar como agente de socialización secundaria -Pili, Engracia y Pepe- dónde se manifiesta de manera más nítida el relato entre tradición (padre ) y novación (hijo mayor), enfrentando lo rural a lo urbano. El proceso de substitución de los valores sociales no suele ser directo sino más bien refractario y lento pero constante. El cambio en las estructuras se expresan en la modificación de las instituciones reforzado por las expectativas de cada uno de los miembros. En la intimidad familiar del comedor se cristaliza el rito de abandono cognitivo del campo incorporándose el imaginario de la gran ciudad:

Jo decía traerlos a todos (pollos y gallinas) para poner un gallinero (padre)
A éste no se le va la idea del comer y lo de la huerta (madre)
Lo decía por ganar unas pesetas (padre)
Aquí el dinero se gana de otra manera; siendo “espavilao” y estando en todo (Engracia)
Todos sabemos lo del nuestro oficio (padre)
Trabajadores como nosotros habrá pocos (madre)
Bahhh..lo que da dinero. Vosotros no lo entendéis. Pero lo que yo os digo es que hay que ganar dinero como sea, porque aquello del pueblo con un jornal es para morirse, uno debe de sacar lo que ha aprendido en el mundo, y yo he aprendido que se gana pasta o le dan uno de “lao” (Pepe)

No obstante la dialéctica durante todo el relato pivota en entre “estar” pero “no ser”, ésto quiere decir convivir sin asumir los valores, y por otro “ser” y “estar” integrase en la sociedad de acogida como acto de realización. Los padres con roles actantes -al inicio de la senectud- no actualizan los valores pero se definen dos realizaciones potenciales: por una parte la madre quiere, virtualiza el cambio, lo autoriza; por el contrario el padre no lo quiere, reforzando la narración escéptica ante cambio. En segundo plano argumental se desarrolla un conflicto de poder entre los progenitores que conllevará al enfrentamiento de género explicita por la autorización o desautorización al cambio social. En el plano fílmico la escena que refleja fielmente la aversión a todo aquello que supone novación es cuando Pepe y Pili aprehenden al resto de familia con el rosario sentados alrededor de la mesa del comedor:
– Ya os dije que estas cosas están bien “pa” el pueblo (Pepe)
– Lo hemos hecho siempre y no hay que dejarlo (Padre)

Mirada inquisitoria de la madre implícitamente dando razón a Pepe.
La migración es una situación de cambio con el objetivo de mejorar la situación personal y familiar. Las expectativas de beneficio van acompañadas por sensaciones de duelo por el alejamiento del ámbito primario de socialización y el riesgo que conlleva en nuevo contexto.

El estímulo del “efecto llamada” es mediatizado desde un primer momento por la presuposiciones del sujeto ante el cambio social: el padre que hará “56 (años) por simiente” inserto en el escenario de plaza de Lavapies es incrédulo y lanza una invectiva “pero esto no es lo que él decía” a Pepe ya habituado al ajetreo urbano. Manolo el hijo menor presupone “si lo sabrá él, paso aquí la mili”. Tonia, hija menor confirma “Pues a mi gusta”. La madre reconfirma “estamos aquí gracias a a él”. “Si no fuera por eso -por haber hecho la mili- os pudriríais todos cavando la tierra” responde Pepe. Los primeros planos nos reflejan absolutamente el escenario urbano con toda su crudeza. Independientemente de la doctrina propagandística del régimen en contra del abandono del campo para ir a la ciudad, la película es todo un alegato milimétricamente elaborado de la desigualdad y la pobreza con el relato migratorio como metáfora. La interpretación del duelo queda muy bien reflejada por la competencia del hacer de cada uno de los personajes.

4.3. Desigualdad: Trabajo e integración

El acceso al trabajo constituye el cauce de integración por excelencia de la población inmigrada. La fuerte segmentación de dicho mercado obliga a plantear el análisis sociológico no de un sólo mercado, como suele ser tradicional en la economía del trabajo, si no en el funcionamiento de distintos mercados de trabajo como mecanismo de reproducción de la desigualdad. Las actividades menos cualificadas son habitualmente cubiertas por mano de obra foránea y en mucho de los casos la necesidad obliga desempeñar actividades que rozan la ilegalidad. Surcos en diferentes planos escenifica a la perfeccción los ritos de paso para acceder al mercado laboral. Se diferencian cuatro procesos caracterizados por los personajes de Manuel (padre), Pepe (hijo mayor); Manolo (hijo menor) y Tonia (hija pequeña). La incorporación al mercado de trabajo por parte del padre y el hijo menor en un principio se realiza formalmente en la oficina de empleo en la cual se escenifica una oferta de trabajo mucho mayor a la demanda. La dificultad de encontrar trabajo y paralelamente el rechazo hacia aquellos que han llegado los últimos, constituyen las barreras de entrada en el mercado laboral no sólo por objetividad en la escasez de trabajo sino mediante la subjetividad cotidiana de la acción social. Dicha escena magistralmente descrita en el plano de la “oficina de colocación”, cuando padre e hijo en la cola para inscribirse coinciden con tres solicitantes más que los increpan en la fila:

De donde habrán salido…(personaje A)
A lo mejor resultan de barrio de Salamanca (personaje B)
Oye tu…de donde habéis salido?? (personaje C)
Venimos del campo (Manolo)
Cállate (Padre)
!!!Vaya¡¡¡ es que le tiene usted prohibido el hablar (personaje B)
Esta gente no viene más que a reventarnos, por si fuéramos pocos…(personaje C)
Después de todo tu también has venido del campo (personaje A)
Eran otros tiempos y entonces no le sacaba el pan a a nadie…(personaje C)

Pepe y Tonia se incorporan al mercado mediante la red informal encabezada por el “amo” del bar “Chamberlain” en el papel de estraperlista que ofrece trabajo aparentemente legal, pero mal pagado, y más bien pagado si se asume el riesgo de la ilegalidad. Pepe mediante la ayuda de Pilar encuentra trabajo pero “haciéndolo más barato”. Tonia, la más joven ambiciona ser artista (cupletista) una realidad mucho más luminosa y hace cualquier cosa para abandonar su actividad de chica de las faenas. Manolo, el hijo menor, a punto de caer en la marginalidad, el noviazgo con un chica sencilla hija de un guiñolista, del cual Manolo aprende el oficio, se integra a la sociedad de acogida por los dos cauces más tradicionales y positivamente sancionados. Finalmente Pepe deseando ganar más asume el riesgo del estraperlo y Tonia mediante una selección informal es rechazada del ámbito artístico y reorientada como dama de compañía del “amo”.

5. Cuarenta años después el 9N desenlace de una realidad

El proceso migratorio anteriormente descrito comportó para la sociedad de acogida una transformación de primer orden en la estructura social y económica pero también en el imaginario colectivo. La actual población de nacionalidad española del Barcelonés norte en sus tres cuartas partes proviene de otras regiones españolas, básicamente de Andalucía. El crecimiento de los municipios de dicha corona se multiplicó respecto a la población base de 1950: en Santa Coloma de Gramenet por 5, de 25.000 en 1950 habitantes se elevó a 125.000 en 1981, en Badalona y en Sant Adrià del Besòs se incrementó por 4 y por 3 respectivamente. Si analizamos las últimas elecciones en dicho territorio se perciben unas características muy especificas en la alternativa ideológica y del imaginario de adscripción territorial a partir de los resultados obtenidos en las últimas elecciones europeas de 2014 y de la consulta del 9N respecto al proceso de independencia. El análisis nos permite redimensionar la opción ideológica respecto al sentimiento territorial en relación a los datos disponibles. Analicemos pues, el desenlace del gran cambio de nuestra sociedad y como el imaginario colectivo coexiste y convive en la sociedad de acogida partir de los resultados en dichos municipios que configuran la subcomarca del Barcelonés norte.

5.1. Ideología y nacionalidad

Las elecciones europeas habitualmente no son un termómetro fiable para la política más cercana y de corto recorrido, ya que los índices de abstención suelen ser mucho más elevados que en otro tipo de elecciones por singulares y distantes, pero dichas particularidades no están reñidas con la sinceridad de la opción política elegida y el ciudadano habitualmente muestra mayor desapego en el voto. Hay coincidencia que dichas elecciones suponen a veces una especie de catarsis para el electorado pues la carga simbólica del ejercicio del voto y de la abstención es mucho más espontánea y a la vez con mayor carga crítica. Estos mismos motivos, sin embargo, permiten esgrimir un escenario de tendencias políticas de más largo recorrido que probablemente orientaran el escenario político de proximidad.
La comparativa de los resultados electorales al Parlamento Europeo permiten confirmar que el PSC se mantiene como la opción más votada, en la subcomarca metropolitana norte, próximo al 30% en Santa Coloma, junto con Sant Adrià un 24% y Badalona un poco más del 20%. En la Barcelona municipal PSC cede terreno quedándose con la mitad (de un 37% en el 2009 a un 15%, en el 2014) resultados correlativos al conjunto de Catalunya (de 36% a 14%). Las últimas estadísticas electorales del Ministerio del Interior demuestran como el PSC-PSOE a pesar del embate, el Barcelonés-Norte se conserva, por ahora, un voto generacionalmente fiel.

No obstante la personalización de la tendencia entre ideología y nacionalismo se observa en la segunda opción: en Santa Coloma es Iniciativa con un 14%; Esquerra con un 17% y 13% en Badalona y Sant Adrià respectivamente. La propensión en clave ideológica hacia la izquierda en Santa Coloma es mucho más nítida (PSC/ICV-EUiA) que en Badalona y Sant Adrià donde el voto de izquierda se define con un arco más nacionalista (PSC/ERC-NECat-EPDD). En Barcelona ciudad prima una asíndota nacionalista con Esquerra Republicana en primera opción y CiU como segunda, seguido de PSC-PSOE. La lectura política de cada municipio perfila cierta disonancia en el área metropolitana.
Ahora bien, donde se observa una amplia dispersión entre los municipios analizados es a partir de la tercera opción definiendo con claridad el imaginario nacionalista. PP es la tercera en Santa Coloma, CiU en Badalona y en Sant Adrià ICV-EUiA. Santa Coloma se desmarca del nacionalismo relegando a un cuarto puesto la coalición de Esquerra, seguido por Ciudadanos y PODEMOS. Tanto Badalona y como Santa Adrià confinan al PP en cuarta posición. Aunque CiU es la segunda opción más votada en Catalunya, es la quinta para Sant Adrià, y en Santa Coloma se apercibe como una opción marginal arrinconada a una sexta posición (tercera en 2009) a pesar de formar gobierno en el Ayuntamiento, iniciativas enfáticas, actos altilocuentes y el aumento de participación (pierde aproximadamente 100 votos).

5.2. Nacionalidad y territorio

La reclamación o exigencia de independencia en Catalunya respecto al estado español no es novedoso. Rememoremos un poco para adentrarnos en algo tan técnico como emotivo. El concepto de “Nació Catalana” aunque de significado muy ambiguo, lo encontramos ya en el siglo XVI siendo uno de los ejemplos más precoces en la formulación del estado-nación. Lengua y territorio son ingredientes recurrentes en todos los nacionalismos, aunque no siempre se dan, como por ejemplo en Escocia, donde los nacionalistas escoceses no acostumbran hablar en gaélico. Por otro lado estados como Irlanda o Polonia que no han tenido en su historia exigencias de estatalización tan nítidas como el caso de Catalunya. El caso catalán, visto en perspectiva, es un caso muy atípico, ya que tiene los ingredientes necesarios para ser una nación pero en cambio no se ha consolidado como estado. El catalanismo como corriente ideológica, como el resto de nacionalismos europeos, comienza a configurarse en el siglo XIX y lo largo del XX. No obstante, a diferencia de los otros, el catalanismo es diverso y plural. Desde las tendencias más tenues del regionalismo ibérico a las propuestas más independentistas para la consecución de un “Estat Català”. Es obvio que este horizonte despliega infinidad de adscripciones territoriales, culturales e incluso técnicas, desde el derecho de la autodeterminación a igual que una colonia respecto a la metrópoli, yendo a la configuración de los “Països Catalans”, hasta recorrer al tecnicismo táctico de la autonomía de derechas y al federalismo inverso de izquierdas, pasando por todas las tonalidades sentimentales: desde la mera simpatía folclórica a la acentuación más exacerbada del nacionalismo.

En segundo lugar, los datos comparativos nos ilustran muy bien de los dos procesos europeos. Escocia con una participación del 85% el 55% expresó que todavía desea pertenecer unido al Reino. En Catalunya con los datos dados como válidos, si el censo potencial es 6.228.531, ha votado un 37,02%. Es decir del total del censo sólo un 29,89% han votado Si-Si aunque representa un 81% de la participación. Pero lo importante en estas votaciones es como se ha percibido la confección del proceso, quienes lo encabezaban y que se pretendía por parte de los partidos como CiU y ERC. Y por otro lado, no es de extrañar, que dicha consulta refleje la realidad sociológica de adscripción nacional de aquellos que no han votado y de los que si lo han hecho, con los dos extremos de sólo ser español o de sólo ser catalán, pasando por el rico abanico de tonalidades nacionales.
Así los datos de la participación en la consulta se cristaliza todavía más el imaginario nacional de la Cataluña metropolitana de principios del siglo XXI. En Santa Coloma de un censo a derecho a voto de 78.582 votaron en la consulta 17.797, es decir aproximadamente un 22% de los cuales un 62,27% se abocó al SI-SI, SI-NO el 18,22%,, NO 11,06%. Dicho de otro modo, del total del censo el SI-SI representa el 14%. En Badalona de un censo de 154.660 votó 49.580, es decir un 31,81%. El SI-SI, representó el 72,51 del voto emitido el SI-NO 14,42 y el NO 6,75. En Sant Adrià del Besòs de un censo de 25.359 votaron 6.196 o sea un 28%. SI-SI un 68,21%, SI-NO, 16,27% y NO un 8,42%. Si englobamos al análisis la no participación vemos que es mayoritaria 88% en Santa Coloma de Gramenet; 68% en Badalona y Sant Adrià del Besòs un 72%.

Conclusión

Si imagináramos la Historia moderna de España como una carretera cuyo horizonte se confunde y no puede dilucidarse el final, desde la instauración de la democracia en España, algunos hechos concretos han sido desencadenantes de cambios de rumbo, así, desde la carretera principal, hemos podido coger desvíos, atajos, y como no, equivocarnos y meternos por autopistas de peaje, algunas de ellas, demasiado caras. Recordando fechas que han ocasionado cambios de timón, destacan el 20N de 1975 fecha oficial de la muerte de Franco; el golpe de estado de Tejero en 1981 recordado como el 23F, 11M (M de marzo) de 2004 fecha de los atentados de Madrid por crepúsculos del islamismo, 15M (M de mayo) de 2011 fecha en que España comienza a indignarse y de mal recuerdo en Catalunya por la nefasta política policial de CiU. El 9N de 2014 también convertida en fecha para los anales históricos tanto en Catalunya como en el resto de España.

A mi modo de ver ésta es una, de las muchas variables, que nos permiten explicar el porque de tal proceso hasta llegar a una de las interpretaciones, de las muchas, de los datos de la consulta. En primer lugar mucho voluntariado, mucha articulación civil, algunas asambleas cívicas y estrategia de combate por parte de CiU y en menor medida de ERC, expresan una parte del carácter de la Catalunya actual. Si comparamos los dos procesos, el de Escocia y el catalán, no hace falta tener un ojo avizor para darse cuenta que son procesos muy distintos aunque el objetivo sea similar. Escocia es Reino Unido y una de las democracias más admiradas: conjuntamente con Inglaterra, Gales e Irlanda del Norte definidas como cuatro naciones constitutivas de dicho Reino. Por lo tanto el orgullo británico prevalece ante la emoción escocesa. Aquí pasa lo contrario: aunque España también es Reino, nación de naciones y regiones históricas, el orgullo nacional de la España Autonómica está por los suelos, no sólo en Catalunya si no en toda España. Lo que pasa en Catalunya también pasa en la Comunidad de Madrid con otros síntomas (exigencia de la III República Española) pero el mismo diagnóstico: España está en crisis porque el periodo constitucional iniciado 1978 finalizó.

Analizando el paisaje español la novedad de las últimas elecciones europeas es el aumento de votos entre formaciones que se ubican en la parte izquierda de la euro-cámara. La Izquierda Plural aporta 6 euro-diputados, Podemos 5, EPDD (Esquerra pel Dret a Dicidir) 2, LPD (Los Pueblos Deciden) 1, Primavera Europea 1. En la parte derecha UPyD (Unión Progreso y Democracia) 4; C’s (Ciudadanos) 2. CEU siglas de Coalición por Europa integrado por CiU, PNV, Coalición Canaria, mantienen los 3 diputados arañando 40.000 votos pero cediendo peso de un tercer a séptimo lugar. Convergencia Democrática de Cataluña (C de CiU) permanece en la Alianza de Liberales y Demócratas para Europa junto con UPyD y C’s.
Si comparamos los resultados obtenidos en el 2014 y en el 2009 se observa un hundimiento de los partidos tradicionales PP y PSOE. De los 54 eurodiputados elegidos 16 corresponden al PP y 14 al PSOE respecto a los 24 y los 23 de 2009 con una perdida absoluta de votantes, cerca dos millones y medio respectivamente tanto para el PP como para el PSOE. Sin duda un reparto de votos que no es fácil de digerir por los grandes partidos y que probablemente señala un nuevo escenario político. Por autonomías Extremadura, Andalucía y Principado de Asturias el voto mayoritario se decanta a PSOE. Para el PP: Madrid, Castilla-la Mancha, Castilla-Leon, Galicia, Cantabria, La Rioja, Navarra, Comunitat Valenciana y Región de Murcia. CiU-PNV para País Vasco, y en Catalunya Esquerra Repúblicana. Sin embargo, a pesar que la abstención decrece un casi un 1%, es la opción más común de los ciudadanos españoles.

Como el resto de España, en Catalunya los dos grandes partidos pierden anclajes: PPC disminuye un 30% y PSC-PSOE pierde cerca del 50%, más de 350.000 votos. Con un aumento de la participación más marcada que el resto de España que representa unos 548.500 votos más respecto al 2009. El resultado dibuja una tendencia hacia el nacionalismo de izquierda. La disminución del PSC-PSOE y el incremento de participación de casi el 11% alimenta a ERC y Necat-EPDD, a ICV-EUiA y otra formaciones más minoritarias como PODEMOS. ERC junto con NEcat-EPDD obtiene 594.149 que representa más de un 226% de incremento respecto al 2009. ICV-EUiA aumenta en 138.799, que representa más el 115%. En el otro espectro ideológico, probablemente la pérdida de votos del PPC van a CiU con un traspaso de un poco más de 100.000 votos. CiU obtiene un poco más de un 24% respecto a los 441.810 del 2009 como opción de la derecha en Catalunya.

En definitiva, el análisis en detalle de en el Barcelonés norte, las elecciones europeas y la convocatoria por la independencia reafirman una clara vocación de izquierda y comparte la singularidad de ser español como de ser catalán. De ahí que lo más importante, para los ciudadanos de los municipios analizados, no es la adscripción nacional sino el modelo de sociedad que se asienta sobre el territorio, de tener un trabajo, crear riqueza y construir un proyecto de vida. Para terminar y a modo de reflexión, no se puede olvidar que en una democracia el ciudadano tiene el derecho y la obligación de votar de manera corresponsable para exigir a los políticos transparencia, aspecto éste absolutamente ausente en los gobiernos actuales, y facilitar, sin duda, el derecho a la participación

La economía del miedo: la “implementación” de un modelo social

Juliol 24, 2014

2013-08-20 19.40.551.- Un modelo de regresión social.

1.1.- Neo-conservadurismo

Lo que está sucediendo estos últimos veinte años, más bien treinta, pero de manera muy perceptible desde 2008, se inicia formalmente con la elección de Margaret Tatcher (1979) y un poco más tarde con la elección de Ronald Reagan (1981), representantes excelsos de los eufemismos de la desnormativización pública y la desregulación de los mercados, imponiendo de manera lenta pero sin pausa “su” modelo de sociedad. Modelo que se acerca más al caos selvático que al orden ilustrado. Y que, dicho sea de paso y para evitar errores de interpretación, poco tiene que ver con el darwinismo social, donde se habla de adaptación y no de depredación, linea de pensamiento mucho más cercada al aristócrata Herbert Spencer que al profesor Charles Darwin. Una ética que en los países del meridiano europeo de corte latino y también los de matriz germánica, aunque en menor medida, nos viene sobrepuesta por el imperio capitalista de índole anglo-sajón. La caída del muro de Berlín, como símbolo de que sólo existe un “solo” modelo de sociedad -su modelo- y la desarticulación de los movimientos de liberación nacional irlandés y vasco, y la excusa de la seguridad que provoca el atentado del 11-S, va despejando el camino para que la cruzada vaya imponiendo su credo y obtener su deseado Grial.

Un credo que va ganando adeptos por medio de la literatura managerial de los años setenta, literatura que se imparte como ciencia de gestión en las “prestigiosas” escuelas de negocios y algunas universidades privadas a partir de los años ochenta, y que se impone como discurso en los medios de comunicación a mediados años noventa del siglo XX, y ya hoy absolutamente “normalizado”. El buen funcionamiento emisión-recepción va ganando adeptos a la causa del “capitalismo desorganizado”, selvático si se quiere, expresión más decimonónica y literaria. Hoy se ve, ya con toda normalidad, que haya una desregulación del mercado de capitales donde cualquiera, cualquiera que sea aceptado, puede entrar en el Casino mundial. Un tipo de casino donde el crupier puede “crear” dinero, es decir fabricarlo, o sea al casino se le da la facultad de “privatizar” la emisión de dinero, a cargo del estado nacional. Sin duda, este “nuevo estado” de cosas provoca una descomposición del orden mundial hasta hoy conocido. Antes el dinero era creado por un estado “nacional” mediante su banco central y su solidez se fundamentaba en la autoridad legitimada por aquel que representaba y ostentaba el poder público, a la vez que se contabilizaba su capacidad potencial de crear riqueza mediante el trabajo nacional.

1.2.- Un capitalismo de casino

Ahora, tal como se ve, los antiguos estados nacionales, venden su autoridad, su legitimidad, y lo que es más importante venden su soberanía, para recaudar fondos “públicos”: pedir prestado a determinadas “agencias” financieras privadas de estrategia global, para llevar a término proyectos nacionales que los políticos nos “venden” dentro del juego democrático. Ahora los bancos centrales europeos, digamos el Banco de España, no emiten moneda soberana como se hacia anteriormente, sino que cumplen los criterios de política monetaria y emisión impuestos por el Banco Central Europeo. La moneda europea, el Euro, no es soberana, en el sentido tradicional del término. En cierta medida es un nuevo invento europeo, pues recae sobre soberanías independientes de cada uno de los estados que forman la Comunidad Europea. Estados soberanos europeos con intereses muy concretos y muchas veces divergentes entre ellos. Y esta situación explica en gran medida la debilidad de la moneda europea común potenciando, no sé si intencionadamente, creo que si, a los “casinos” financieros internacionales. Dándoles, regalándoles, la competencia “soberana” de emisión mediante préstamos que solicitan los estados, europeos en nuestro caso, para realizar sus proyectos de inversión nacional, ya que el Banco Central Europeo, no ejerce como tal, como banco central. Ello quiere decir, que el estado soberano acreedor ha vendido parte de su soberanía a las agencias financieras privadas, las cuales especulan con la probabilidad de retorno del préstamo. Para ellas inversión de tipo especulativo. Cuando menor es la probabilidad de retorno del préstamo por parte del estado acreedor, mayor es el interés, por el riesgo que ello conlleva de impago, pero más atractivo es para el especulador, inversor en su caso. Dicho inversor puede revender el préstamo soberano a otro inversor siempre que el interés sea atractivo en los mercados en relación al riesgo. Dicha operación de compra-venta puede ir repitiéndose, pero siempre a mayor interés. En cierta medida es la misma actitud que un jugador de casino.

Aquí, a nivel regional, tenemos un pequeño síntoma de este nuevo capitalismo de casino totalmente desregulado. Euro-vegas, agencia global de la especulación legalizada, no deja de ser un triste ejemplo de cómo se “privatizan” las leyes y nos da el pésimo honor y el mal privilegio de estar en el palco, delante del escenario, viendo como las élites regionales, algunas de ellas propietarias de las parcelas, interpretan la pelea de la recualificación, para tener su propio casino. En fin, cosas de la vida local. Pero por otro lado, hay el modelo de sociedad que algunas élites de carácter global se esfuerzan en imponer. Un modelo depredador, tal como se ha dicho anteriormente, donde el Estado, garante del pacto social entre las clases sociales y mecanismo redistribuidor de la riqueza, sea mínimo o inexistente y en todo caso reconvirtiéndolo en un estado policial (a pesar mio en Cataluña, también en la Comunidad de Madrid y la de Valenciana, tenemos ejemplos de este nuevo estado de cosas, la consejería de interior del actual gobierno catalán criminaliza determinados sectores de la sociedad que vayan en contra de su modelo de sociedad). La abducción por parte la “secta” global, élite financiera si se desea, a los políticos regionales se hace más que patente y palpable por las políticas de “desnormativización” y “desregulación” que obligan a cumplir a la población nacional privatizándoles sus derechos sociales. Regalándoles a determinadas instituciones privadas de muy oscuros intereses (otra vez un triste ejemplo: la política sanitaria de la Generalidad de Cataluña) con la promesa de pingües beneficios “privatizados” con un derecho social. Sin duda estamos viviendo una experiencia que seguramente no se ha dado desde la caída del imperio romano, el secuestro de la democracia y el empobrecimiento de la mayoría.

1.3.- El cambio tecnológico como escusa

La cuestión que nos atañe es analizar cómo las Tic, las tecnologías de la información y la comunicación, organizan en estos momentos la sociedad, como influyen en los individuos en su cotidianidad y si las Tic provocan ignorancia en la llamada sociedad del conocimiento. Algunos analistas pronostican que el modelo de sociedad de un futuro próximo, a pesar que se le llame sociedad del conocimiento, habrá ignorancia entendida como falta de sentido crítico e incapacidad de plantearse cuestiones tan trascendentales de como debería de ser el modelo de sociedad más idóneo, aunque se posean las habilidades y las competencias necesarias para utilizar las Tic. La cuestión que nos planteamos es si las Tic provocan un efecto regresivo en la distribución del conocimiento y si éstas nos pueden hundir en la más profunda ignorancia. El hilo conductor de dichas consideraciones es un recorrido comparativo entre un antes inmediato de lo que significó el automóvil y el modelo de sociedad que instituyó, el modelo que puede edificarse en este momento en relación a la tecnología Tic y las implicaciones del concepto ignorancia ante el nuevo escenario social que estamos viviendo.

1.3.1.- La “implementación” de tecnología virtual
Vivimos un momento en que las Tic, como tecnología, se erige como dominante. Coincidencia o no, las llamadas Tic, se van imponiendo sobre aquella sociedad que surgió del automóvil, también definida como sociedad fordista. Sin embargo soy de la opinión de que la tecnología Tic no es la única causa que lo explica. Como mucho, se puede interpretar que ha acelerado su sustitución, es decir de un modelo de sociedad por otro modelo social. En determinados ambientes se compartió la opinión de que las Tic iban a tomar el relevo a las viejas tecnologías analógicas, renovando aquella sociedad del automóvil estandarizado y del mercado del masas. Pero no, pues observamos que la ” implementación” de las Tic, o sea, convertir una idea, un método, un esquema en objeto o proceso informático, no ha conllevado una continuación de aquel modelo que ha durado unos sesenta años. Sino que ha sido la excusa perfecta para “implementar” otro modelo social muy similar a aquel capitalismo decimonónico de estamento y segregación. Sin embargo, es arriesgado y poco riguroso pronosticar y prever el modelo de sociedad que surgirá por la aplicación intensiva de las Tic.

Las Tic marcaran también un antes y un después. Y ahora ya se vislumbran tendencias que van modelando la nueva sociedad: Las nuevas empresas Tic no se organizan con criterios “fordistas” son organizaciones flexibles, ubicadas en lugares diversos y distantes, de jerarquías desdibujadas; Hablamos de unidades productivas y mercados segmentados; Se observa un saldo negativo en la creación de puestos de trabajo; No hay un reparto equitativo de la riqueza; Desaparición de las clases medias de tipo fordista; Las estadísticas indican una regresión en la nueva distribución de la renta; Aquel que no descifre los acrónimos de Os, Piggies (Pidgin), Wassap (WhatsApp) será un ignorante funcional y un inculto si no sabe utilizar el Google, el Opera, SeaMonkey. Actualmente, la arquitectura del nuevo modelo de sociedad es como un enjambre de abejas donde cada una de manera autónoma poliniza, pero a la vez están conectadas por medio de una red, la colmena, que alimenta una reina cuya función es la reproducción, y ante un ataque externo la defienden con enjambres de grupos pequeños para que la baja de unas no suponga la baja de todas. Dicha organización asegura una probabilidad de éxito más alta para alcanzar el objetivo: la defensa de la reina. Traslademos pues, este modelo organizativo en la sociedad humana, las Tic nos lo permite, conjuntamente con una ética de beneficio financiero.

1.3.2.- Las lineas de producción de la tecnología analógica
Se diferencian tres etapas de aquel modelo de sociedad que aplicaba los métodos de trabajo fordista, donde el automóvil fue el símbolo mesocrático de las clases medias. La primera etapa abarca finales del siglo XIX y principios del siglo XX, el automóvil no es una innovación en sentido estricto del término, sino más bien un invento que no se extiende más allá de aquellos que podían comprarlo: una minoría social que, aparte de tener el dinero, lo usaba como juguete sustituyendo el caballo y el carruaje. En una segunda etapa, los años veinte del siglo pasado, después de la primera gran guerra, el automóvil, pero también neveras, lavadoras, tocadiscos y un largo etcétera, se vieron como un gran negocio, perspectiva que marca un punto de inflexión. Aquel invento europeo del ingeniero Maybach, compañero de Daimler y Benz orientado a un consumo suntuario de minorías ricas, sólo podía ser negocio, si una gran mayoría tuviera capacidad para comprarlo. La idea tuvo unos efectos realmente imponentes: un invento para ricos para todos. No mencionamos nombres ni marcas, ya que forman parte de nuestra cultura y simbología popular.

Pero ahora querido lector, le solicito que vayamos un poco más allá y en lugar de verlo con perspectiva, profundicemos un poco más para describir con detalle aquel modelo de sociedad. El trabajo organizado por medio de una cadena móvil, la producción en cadena, permitió que un invento casi artesanal, el automóvil, se convirtiera en un producto destinado al mercado de masas. La organización del trabajo fue su arquitectura, como un programa informático, cuya construcción estructuró la sociedad; rapidez y estandarización, diseño industrial y nuevas aleaciones, química y construcciones, incluso escuelas y política “funcionaron” como engranajes de un motor, cuya potencia aceleró la edificación de aquella sociedad. El automóvil fue el efecto pero no la causa. La causa se encuentra en una tecnología que expresado con lenguaje Tic se define de “soft” la cual permitió un incremento lineal del capital.

Las grandes empresas organizadas bajo los criterios “fordistas” de gran producción destinadas satisfacer mercados gigantescos fueron los medios de aquel modelo de sociedad, ya que el objetivo prioritario fue aumentar el beneficio financiero. En una tercera etapa, los costes de aquella gran operación -negociación colectiva, progresión fiscal- se van descontando en el actual modelo de sociedad, de igual manera que se descuenta el corretaje de una operación financiera, mediante los llamados eufemísticamente procesos de desregulación y liberalización del mercado. Aquella distribución más equitativa de la renta y la riqueza, más aparente que real, fue el medio utilizado -parte del coste- para garantizar una cuota en el mercado y su permanencia como industria. Todos creímos ser la nueva clase media de la segunda revolución industrial y el automóvil el símbolo más representativo de aquella clase surgida de una tecnología productiva muy concreta. Ahora, cuando ha dejado de ser un negocio rentable, aquellas grandes empresas, en el mejor de los casos se han reconvertido en museos y bibliotecas financiados y pagadas en su mayor parte con dinero público, las viejas naves industriales en abono de especulación inmobiliaria con el objetivo de reproducir como mínimo el coeficiente de rentabilidad, y algunas han emigrado hacia entornos más favorables para el negocio, es decir, se han deslocalizado y globalizado.

1.3.3.- ¿Sociedad del conocimiento?
La lección que debemos de aprender es que sin duda la tecnología modifica costumbres, promueve el cambio social y articula nuevos modelos de sociedad. Hemos construido, sin darnos a penas cuenta, una vida a velocidad de automóvil, vivo cerca, a pesar de que estemos trabajando a veinte o cincuenta kilómetros. Paisajes y ciudades martirizadas por kilómetros y kilómetros de asfalto y la vida cotidiana nos rueda por carreteras y autopistas, garajes y gasolineras. Vivo cerca en relación a una tecnología que ha modificado la dimensión de la distancia, y sobre todo la manera de vivir. Y no obstante, el automóvil forma parte de nuestro código más íntimo, aunque sea una máquina. Nos ha organizado la vida y ha construido una manera de hacer y de ser. Con todo ello, la ignorancia, en el sentido más humanista del concepto, es una relación inversa respecto el conocimiento superficial que se tiene de aspectos técnicos: relación potencia/peso, consumo/aceleración, motores híbridos/motores ligeros… y en consecuencia, aunque parezca contradictorio, es también ignorante aquel que no lo entiende.

Unas preguntas para afinar aún más y hasta dónde llega la relación de tecnología e ignorancia. Los Beetles serían icono sin el disco de 45 rpm y el tocadiscos portátil? La respuesta puede ser que la tecnología ha “amplificado” una actividad casi trovadoresca convirtiéndola en una gran industria. Otras cuestiones, más sofisticadas, y más cerca de lo que consideramos alta cultura, o sea lo contrario de la ignorancia; sin escritura, que es una técnica, sin la imprenta que es una tecnología, el cristianismo, que es una de las grandes religiones, sería lo que es hoy en día sin la escritura y la imprenta? No hay que detenerse demasiado en detallar los efectos del cristianismo en nuestras sociedades, el gótico cisterciense del Real Monasterio de Santa María de Poblet, la nueva catedral postgótica de la Sagrada Familia, o las solemnes Pasiones de San Mateo y San Juan de Johann Sebastian Bach, las intimistas cantatas de Vespri por el Assuncione di Maria Vergine de Antonio Vivaldi. Obras maestras que nadie pone en duda, cimientos de nuestra cultura occidental. Todo gracias a una técnica como es la escritura/lectura que comunica sin la presencia de otro, una tecnología como la imprenta que difunde la palabra y el mensaje, y sin duda una tecnocracia bien organizada que la reproduce y la defiende; igual que una colmena de abejas. Y lo que nos pasa más desapercibido por obvio, dicho discurso ha construido una determinada visión del mundo y una organización específica de la cotidianidad, del espacio y del tiempo, que ha sido hasta ahora la dominante, y en consecuencia una definición muy exacta de lo que era y no era ignorancia .

1.4.- Perversión del lenguaje: empresa, racionalidad y discurso

En el ejercicio de comprender la realidad desde una, de las muchas perspectivas sociológicas, y no por ello menor, planteándolo con cierta osadía, es la monopolización del concepto empresa por parte del discurso managerialista que emana de las escuelas de negocios, del mundo financiero, de los sectores neo-liberales y más conservadores, con el fin de imponer cierta interpretación de la racionalidad organizativa. O sea persuadir la opinión pública para que viva y vea con normalidad decisiones políticas (también empresariales) que le afectan de manera negativa.

Empresa, siguiendo su acepción más ideológica, es cualquier actividad impulsada en un entorno donde se prima el riesgo, esencialmente de carácter financiero, aludiendo indirectamente la supuesta eficiencia organizativa en relación a la titularidad de sus fuentes. En efecto, el discurso por ahora dominante que podemos calificar managerialista-eficientista-conservador-neoliberal a resuelto a independizar y monopolizar de la sociología y la economía de las organizaciones, el concepto empresa acotándolo significativamente a su propio interés y desarropándolo de otras connotaciones que no sea aquella que se organiza racionalmente para alcanzar el máximo beneficio fiduciario, es decir, poner en “ristre” todos los medios disponibles para alcanzar el máximo beneficio monetario que sea posible. Siguiendo éste razonamiento, sea cual sea la estrategia a seguir (aunque signifique la ruptura del equilibrio social alcanzado después de 1948 con la Declaración Universal de los Derechos Humanos tras la experiencia de las dos grandes guerras, tres contando, la civil española) se nos presentará como racional para justificar el objetivo. No obstante, tal axioma no se cumple, ya que el fin (beneficio monetario) no justifica la elección de los medios (reforma laboral), y viceversa la racionalidad de los medios (campos de concentración) no significa la racionalidad del fin (anti-semitismo).

En consecuencia, el discurso, no sé si dominante, pero sí el más difundido, tiende a escindir el concepto empresa del análisis sociológico y paralelamente del análisis organizativo. Y añadiría que como todo discurso está al arbitrio de sus valores; de ideas fuerza que lo sustentan y que construyen a su vez la realidad social con la intencionalidad de modificar la acción social, tal como hoy en día se puede constatar como determinados medios justifican el recorte de los derechos sociales con el trasfondo de la crisis. A mi juicio, la empresa es sin duda una institución social determinada en su forma organizativa por variables de índole sociológico -institución familiar e ideario educativo- y por variables de carácter tecnológico de todos sus ámbitos, insiriéndole a la vez una forma organizativa determinada; el silogismo, en consecuencia, equivale a decir que la empresa es también una organización.

Como es de suponer, no todas las organizaciones -disposición de mujeres y/o hombres y/o conocimiento y/o máquinas- tienen como objetivo prioritario el beneficio contable, cosa que no excluye que no sean racionales. Y por no decir que las organizaciones empleadoras (y muchas de ellas de excelencia no reconocida por el discurso managerialista) de nuestro entorno más cercano, no son, en su mayoría de titularidad privada (campus universitarios, transportes urbanos, centros hospitalarios); y otras, que aún siéndolo, el beneficio financiero no constituye su principal razón de ser: fundaciones en ámbitos tan sensibles como el cuidado a las personas, la proyección cultural, la gestión del tráfico rodado, la promoción del deporte, incluso el incentivo al ahorro.

En resumen, organizaciones productivas que a pesar de no definirse como empresas, en su significado más restringido, y no tener como premisa la orientación absoluta al mecanismo de mercado, aplican en su sentido más puro la racionalización del trabajo. Quien diga lo contrario, desconoce o se inhibe de conocer la estructura productiva de nuestra sociedad tecnopólica y la articulación de las instituciones como el rol -producto, si se prefiere- cohesionador que realizan para garantizar el buen funcionamiento de la sociedad y así afianzar la creación de valor de las organizaciones de titularidad privada cuyo objetivo prioritario es el beneficio fiduciario.

1.5. Desigualdad, pobreza y clases sociales del nuevo orden

Tres son las variables que explican la desigualdad en el nuevo orden:

Primero: el cambio de monetización (el paso de la peseta al euro) ha provocado un polarización en la distribución de la riqueza: los precios de los bienes y servicios han subido un 100% respecto a los incrementos salariales. Dicho llanamente, como siempre: los ricos lo son pero son menos, y los pobres lo son mas y son muchos más.
Segundo: el enriquecimiento de unos pocos, provoca la creación de una élite que impone sus intereses respecto al interés de la mayoría. Aunque entren en el “juego” democrático compran a los interlocutores para que aprueben determinadas normas que les favorezcan, es decir, se privatiza el proceso de aprobación normativo. Dicho de otra manera la economía prevalece delante lo político.
Tercero: a mayores diferencias sociales, las sociedades se vuelven más inestables, y surgen con más facilidad conatos de violencia callejera. Ello nos conlleva a la reinstauración de un estado policial que salvaguarde las diferencias sociales, para que los ricos puedan presumir sin pudor y los pobres sean arrestados sin contemplación.

Así mismo se re-definen los conceptos de pobreza: la absoluta es aquella en la que el nivel de vida no llega a los mínimos, y la relativa atañe a la dificultad de pago de los suministros básicos, como la llamada pobreza energética. Actualmente las imágenes de la pobreza son: mujer mono-parental, personas mayores, niños, dificultades de pago por la vivienda, también de la luz y del agua, falta o ingresos insuficientes, medicación deficiente, parado/a de larga duración, joven con escasa formación resultado del fracaso o el abandono escolar, barrios marginales de la área metropolitana norte de Barcelona como el Fondo y el Raval. Sin embargo, Santa Coloma gracias al llamado tercer sector (PAH-plataforma Afectados por la hipoteca-Cáritas, Arrels), los servicios de intervención social del Ayuntamiento y el papel de la familia el riesgo de exclusión social se atenúa. Un ejemplo muy ilustrativo es el enfoque de cada uno de los Ayuntamientos respecto a las políticas de intervención social; en 2012 los servicios de intervención atendieron 4.200 personas, con un presupuesto asignado de € 6.200.000 lo que se visualiza en que Santa Coloma (PSC-PSOE) dispone del doble de guarderías en tanto es la mitad de población que Badalona (PPC-PP).

En un contexto absolutamente nuevo de un capitalismo financiero opaco y con un modelo social absolutamente regresivo un 1% son las clases altas compuestas básicamente por gestores “anónimos” de las grandes corporaciones financieras sin nacionalidad definida, difíciles de precisar y ubicar. Un 39% de las llamadas clases medias los ingresos de las que provienen de la pequeña y mediana propiedad y del trabajo cualificado. Finalmente un 60% la clase trabajadora viven de un salario y del trabajo poco cualificado. Si lo trasladamos a nuestra realidad la clase trabajadora está formada por tres estratos: los jubilados de la industria tradicional, con un estilo de vida muy sencillo, que se han hecho cargo de los hijos sin trabajo; trabajadores jóvenes de los servicios con contratos precarios con muy poca o sin conciencia de clase y con un estilo de vida individualista, y los inmigrantes de orígenes diferentes y confesiones diversas, víctimas de la actual crisis, con unas condiciones laborables deficientes a la vez que son los que más pagan por la vivienda. La clase media formada básicamente por pequeños y medianos empresarios con un red familiar consistente; empleados cualificados con estudios superiores que trabajan en la administración pública o privada, pero que algunos de sus hijos emigran en busca de oportunidades y los autónomos muchos de los cuales sus condiciones de trabajo y de vida son las de la clase trabajadora. Finalmente las clases altas corporativas, de difícil descripción, son aquellos personajes que ocupan los puestos de responsabilidad de las grandes organizaciones financieras y de los organismos internacionales y pero de una manera muy gráfica poco tienen que ver con la burguesía industrial y barcelonesa del Liceo.

2.- La Ítaca de la CEE

2.1.- La ilusión de ser europeos

Venimos de una España donde no hace mucho ser europeos significaba progreso y justicia. Aquel españolito de la nueva clase media de la segunda mitad del siglo XX decidió pasar página y borrar todo recuerdo: no quería, no queríamos ver más cuarteles. De manera casi pueril, la ilusión de ser europeos nos escondía la realidad de la Unión Europea y su razón de ser. La Unión surge con una voluntad bien determinada: superar los conflictos bélicos que hundió Europa durante sus primeros casi cincuenta años del siglo XX mediante el desarrollo económico y los acuerdos comerciales para así garantizar una paz duradera.

Los primeros quince años del siglo XX significaron nuevas tecnologías, nuevas ideologías, nuevas organizaciones, nuevas fronteras, nuevas potencias, que posiblemente conllevaron a la Gran Guerra (1914-1918) donde España a pesar de estar al margen no pudo aludir sus consecuencias. La Conferencia de París (1919-1920) fue el escenario de los distintos tratados que provocaron la modificación de las antiguas fronteras franco-alemanas y la desmembración del antiguo Imperio Austro-hungarés. El Tratado de las Naciones no logró su objetivo de promover la paz y la colaboración internacional, a pesar de los Movimientos Pan-europeos que ambicionaban unos Estados Unidos de Europa.

Después de los felices años veinte, el crac de la bolsa de Nueva York de 1929 se tradujo para la mayor parte de europeos en hambre, penuria y desconsuelo. El voto depositó su confianza en totalitarismos y autoritarismos. El fascismo de Mussolini, el nazismo de Hitler o el sovietismo de Stalin al lado de los totalitarismos de Primo de Rivera en España, Salazar en Portugal o Pilsudsky en Polonia, facilitaron un exacerbamiento nacionalista y un sentimiento de provisionalidad de las fronteras. En 1936 estalla la Guerra Civil Española, y en 1939 las tropas de Stalin invaden Finlandia y las de Hitler Polonia. En 1945 en la ciudad de Yalta se da por finalizada la guerra definiéndose un nuevo mapa político para Europa que obligará importantes movimientos migratorios para adaptarse a las nuevas fronteras.

2.2.- Hacia donde vamos

Europa es la hermosa reina esposa de Zeus. Su bandera simboliza perfección y confianza. Las doce estrellas con el fondo azul se inspira en la corona de la Virgen cuando lucha contra el dragón descrito en el capítulo doceavo del libro del Apocalipsis. El 8 de diciembre de 1955, día de la Inmaculada Concepción, el diseño de Arséne Heitz fue declarada bandera de la Unión Europea. Para muchos de nosotros la Unión nació con la confianza de una Europa de prosperidad económica, de bienestar social y de reconocimiento de los derechos. Una Europa casi perfecta donde queremos o queríamos ir.

No obstante las tendencias actuales parecen orientarse en sentido contrario. La burocracia de la Unión y del Parlamento Europeo parecen obedecer a la consigna desregulatoria de los grupos de presión que representan solo los intereses de las grandes corporaciones financieras y de inversión. El tratado de libre comercio entre la Unión Europea y los Estados Unidos establece que un estado puede ser denunciado por una corporación por incumplimiento de contrato. Es decir que todos podemos ser denunciados, como pueblo soberano, por rechazar la distribución de electricidad o la provisión de gasolina por parte de la empresa suministradora. La insinuación de libertad de mercado conlleva por si misma una vulneración de la soberanía.

Por otro lado, por similitud con la realidad más próxima que vivimos en Cataluña, cuando Churchill, Roosevelt y Stalin deciden el mapa político de Europa, la ciudad de Yalta formaba parte del territorio de la URSS, más tarde en 1954 fue transferida a la República Socialista Soviética de Ucrania. Con la disolución de la URSS en 1991 Ucrania se convierte en estado independiente compuesto por diversos territorios autónomos, uno de ellos Crimea el cual se declara independiente en marzo de 2014 mediante referéndum. La ciudad de Yalta se encuentra hoy por hoy en la nueva República de Crimea solo reconocida por la actual Federación Rusa pero no por Estados Unidos y considerada ilegal su declaración de independencia por parte de la Unión Europea.

La desconfianza en la política y los partidos conlleva una radicalización que se traduce en un aumento considerable de la abstención y de la extrema derecha, cuyas consecuencias son lesivas para la salud democrática. En España el enero pasado disidentes del PP fundaron Vox, un partido a la derecha de la derecha. Pero el movimiento más importante de ultra-derecha se encuentra en Cataluña donde PXC cuenta con 67 concejales. En la Francia del socialista Hollande, en los últimos comicios municipales de marzo el Frente Nacional (FN) ganó una docena de grandes ciudades. Las políticas de austeridad, llamada eufemísticamente Pacto de Estabilidad aprobado en Bruselas, han supuesto 26 millones de desempleados y un porcentaje sin precedentes de jóvenes de menos de 25 años sin trabajo ni esperanza.

El viaje europeo es aleccionador para no repetir algunos de los capítulos mas detestables de nuestra historia más cercana. Donde queremos ir no es la Europa actual raptada por neo-liberalismo que empobrece y envilece. Europa creyó en su milagro, de la misma manera que Santa Catalina Labouré en la Rue du Bac cuando se le apareció la Inmaculada Concepción, rogándole que acuñase la Medalla Milagrosa de doce estrellas.

2.3.- Los resultados de 2014 en España

Las elecciones europeas no es un termómetro fiable para la política más cercana y de corto recorrido. Los índices de abstención suelen ser mucho más elevados que en otro tipo de elecciones por singulares y distantes. Ahora bien, su particularidad no esta reñida con la sinceridad de la opción política elegida y el ciudadano habitualmente muestra mayor desapego en el voto. Estas elecciones suponen a veces una especie de catarsis para el electorado pues la carga simbólica del ejercicio del voto y de la abstención es mucho más espontánea y a la vez con mayor carga crítica. Estos mismos motivos, sin embargo, permiten esgrimir un escenario de tendencias políticas de más largo recorrido que probablemente orientaran el escenario político de proximidad.

La composición política del parlamento europeo, también euro-parlamento o euro-cámara, esta compuesto por 754 euro-diputados más el presidente, de los cuales España, como circunscripción, escoge 54. El 61% de los escaños hasta las últimas elecciones de 2014, se mantuvo por un bipartidismo imperfecto repartido entre el Partido Popular Europeo, la mayoría del parlamento, formado por PP y Unió Democràtica de Catalunya, (la U de CiU) entre otras formaciones políticas del mismo color, y el Grupo de la Alianza Progresista de Socialistas y Demócratas, donde se integra el PSOE.

Analizando el paisaje español la novedad de estas elecciones europeas es el aumento de votos entre formaciones que se ubican en la parte izquierda de la euro-cámara. La Izquierda Plural aporta 6 euro-diputados, Podemos 5, EPDD (Esquerra pel Dret a Dicidir) 2, LPD (Los Pueblos Deciden) 1, Primavera Europea 1. En la parte derecha UPyD (Unión Progreso y Democracia) 4; C’s (Ciudadanos) 2. CEU siglas de Coalición por Europa integrado por CiU, PNV, Coalición Canaria, mantienen los 3 diputados arañando 40.000 votos pero cediendo peso de un tercer a séptimo lugar. Convergencia Democrática de Cataluña (C de CiU) permanece en la Alianza de Liberales y Demócratas para Europa junto con UPyD y C’s.

Si comparamos los resultados obtenidos en el 2014 y en el 2009 se observa un hundimiento de los partidos tradicionales PP y PSOE. De los 54 eurodiputados elegidos 16 corresponden al PP y 14 al PSOE respecto a los 24 y los 23 de 2009 con una perdida absoluta de votantes, cerca dos millones y medio respectivamente tanto para el PP como para el PSOE. Sin duda un reparto de votos que no es fácil de digerir por los grandes partidos y que probablemente señala un nuevo escenario político. Por autonomias Extremadura, Andalucía y Principado de Asturias el voto mayoritario se decanta a PSOE. Para el PP: Madrid, Castilla-la Mancha, Castilla-Leon, Galicia, Cantabria, La Rioja, Navarra, Comunitat Valenciana y Región de Murcia. CiU-PNV para País Vasco, y en Catalunya Esquerra Repúblicana. Sin embargo, a pesar que la abstención decrece un casi un 1%, es la opción más común de los ciudadanos españoles.

2.4.- Análisis en el Barcelonés-Norte

Como el resto de España, en Catalunya los dos grandes partidos pierden anclajes: PPC disminuye un 30% y PSC-PSOE pierde cerca del 50%, más de 350.000 votos. Con un aumento de la participación más marcada que el resto de España que representa unos 548.500 votos más respecto al 2009. El resultado dibuja una tendencia hacia el nacionalismo de izquierda. La disminución del PSC-PSOE y el incremento de participación de casi el 11% alimenta a ERC y Necat-EPDD, a ICV-EUiA y otra formaciones más minoritarias como PODEMOS. ERC junto con NEcat-EPDD obtiene 594.149 que representa más de un 226% de incremento respecto al 2009. ICV-EUiA aumenta en 138.799, que representa más el 115%. En el otro espectro ideológico, probablemente la pérdida de votos del PPC van a CiU con un traspaso de un poco más de 100.000 votos. CiU obtiene un poco más de un 24% respecto a los 441.810 del 2009 como opción de la derecha en Catalunya.

La comparativa de los resultados electorales al Parlamento Europeo permiten confirmar que el PSC se mantiene como la opción más votada, en la subcomarca metropolitana norte, próximo al 30% en Santa Coloma, junto con Sant Adrià un 24% y Badalona un poco más del 20%. En la Barcelona municipal PSC cede terreno quedándose con la mitad (de un 37% en el 2009 a un 15%, en el 2014) resultados correlativos al conjunto de Catalunya (de 36% a 14%). Las últimas estadísticas electorales del Ministerio del Interior demuestran como el PSC-PSOE a pesar del embate, el Barcelonés-Norte se conserva, por ahora, un voto generacionalmente fiel.

No obstante la personalización de la tendencia entre ideología y nacionalismo se observa en la segunda opción: en Santa Coloma es Iniciativa con un 14%; Esquerra con un 17% y 13% en Badalona y Sant Adrià respectivamente. La propensión en clave ideológica hacia la izquierda en Santa Coloma es mucho más nítida (PSC/ICV-EUiA) que en Badalona y Sant Adrià donde el voto de izquierda se define con un arco más nacionalista (PSC/ERC-NECat-EPDD). En Barcelona ciudad prima una asíndota nacionalista con Esquerra Republicana en primera opción y CiU como segunda, seguido de PSC-PSOE. La lectura política de cada municipio perfila cierta disonancia en el área metropolitana.

Ahora bien, donde se observa una amplia dispersión entre los municipios analizados es a partir de la tercera opción definiendo con claridad el imaginario nacionalista. PP es la tercera en Santa Coloma, CiU en Badalona y en Sant Adrià ICV-EUiA. Santa Coloma se desmarca del nacionalismo relegando a un cuarto puesto la coalición de Esquerra, seguido por Ciudadanos y PODEMOS. Tanto Badalona y como Santa Adrià confinan al PP en cuarta posición. Aunque CiU es la segunda opción más votada en Catalunya, es la quinta para Sant Adrià, y en Santa Coloma se apercibe como una opción marginal arrinconada a una sexta posición (tercera en 2009) a pesar de formar gobierno en el Ayuntamiento, iniciativas enfáticas, actos altilocuentes y el aumento de participación (pierde aproximadamente 100 votos). El análisis pormenorizado del municipio metropolitano de Santa Coloma de Gramenet nos permite la siguiente lectura a diferencia de otoros municipios: reafirma una clara vocación de izquierda y comparte la singularidad de ser español como de ser catalán. De ahí que lo más importante, para el colomense, no sea la adscripción nacional sino el modelo de sociedad.

3.- Conclusión: honestidad democrática

La economía y la sociología son disciplinas empíricas -se fundamentan con datos observables- y propositivas: estudian y proponen modelos sociales, económicos y también jurídicos que podrían instituirse, estudiando sus efectos en las personas y la sociedad. No es casual que el Príncipe de Asturias adjudicase a la socióloga holandesa Saskia Sassen. Su tesis, además del tema sobre las ciudades globales, es que la lucha de clases se da no sólo por la desigual redistribución de recursos sino por la capacidad de movilidad global virtualizada. Aquellos que ostentan el poder de su invisibilidad es muy alta ya que la movilidad también lo es. En cambio las clases sociales pobres se quedan al margen, no se mueven, son estáticas. Un ejemplo muy ilustrativo es el de la autopista: aquellos que circulan y van arriba y abajo, y aquellos que están en la acera, al margen de todo movimiento. La novedad es que, por la socióloga holandesa, Internet también es una autopista, y aunque no te muevas físicamente te puedes mover virtualmente. Por lo tanto, si por un lado tenemos una guerra virtual y una revuelta de los ricos, esto quiere decir que las reglas de juego han cambiado, y es lógico que haya mucho desconcierto. Pero los resultados son aterradores. El nivel de confianza más bajo se detecta en los políticos y en los partidos políticos, seguido de las instituciones económicas. La desconfianza en la democracia y en la economía se va agravando día a día. Lo más perverso de los resultados se detecta en el que el mayor grado de confianza se lo lleva el ítem policía-fuerzas de orden, seguido embargo, de la sanidad y de la educación. Este estudio de carácter bibliométrico, que toma como periodo 2007-2013, destaca que la confianza se está agrietando, sobre todo en el primer mundo.

No obstante, la lección que debemos de extraer, siendo ya conscientes de un final de etapa, es la de una mayor transparencia en el juego político y la de una mayor justicia económica. Actualmente las nuevas tecnologías de la información y la comunicación permiten el acercamiento entre gobernantes y gobernados. Por este motivo, la transparencia entendida como la información disponible, al tiempo que pública, que el ciudadano puede consultar, permite una profundización del juego democrático. Seis son los puntos para un plan de calidad democrática en una sociedad como la actual: diagnóstico para conocer la problemática que debe resolverse; la deliberación para saber que opina cada uno sobre un aspecto concreto; la negociación para encontrar y llegar al acuerdo; sufragio donde cada ciudadano vota una de las alternativas; finalmente la evaluación definida como el rendimiento de cuentas y devolución de las actuaciones del gobierno respecto a sus ciudadanos.

Las nuevas tecnologías permiten este acercamiento entre gobierno y ciudadano profundizando en el juego democrático, pero también corresposabilizant al ciudadano en el proceso de decisión. Por lo tanto la transparencia, en tanto es necesaria en un plan de calidad democrática, no es suficiente, si el ciudadano no participa en la toma de decisiones. Aspecto este que transforma el concepto de democracia representativa en democracia participante, donde las responsabilidades son compartidas entre votantes y votados. En conclusión, las nuevas tecnologías son casi imprescindibles, pero no sirven si no hay interés ni motivación por parte de todos para participar y profundizar en el juego democrático para constriur un modelo social basado en la transparencia, la confianza y la justicia.

Finalmente, en Cataluña este nuevo contexto tiene un relato muy propio, paralelo a la crisis de 1917, cuando el turno de los partidos españoles, ya muy desprestigiados, de Cánovas y de Sagasta se desmenuza y la política deriva a unos extremismos semi-revolucionarios. Cataluña aquel episodio lo vivió con especial virulencia tanto desde el obrerismo como del conservadurismo caciquil y un catalanismo cada vez más radicalizado; son los tiempos del pistolerismo, del leurroxismo y también de Acción Catalana y de Unión Socialista de Cataluña. El discurso independentista puede tener muchas lecturas, pero hay un denominador común: el malestar de la opinión pública ante unos partidos gangrenados y unos políticos miopes. La confianza en las instituciones es cada vez menor y la huida hacia la nada más tentadora. Reputados analistas de la situación catalana coinciden en el diagnóstico pero no en la medicación. Para unos la independencia es inviable, pues nos llevará a una situación de inseguridad jurídica, con la CEE y el Euro; por otros, en cambio, es viable si Cataluña se convierte en una Suiza mediterránea, hasta el punto de articular una nueva confederación aragonesa, donde no sería necesario un Estado fuerte y ninguna moneda nacional: todas pueden ser aceptadas y canjeadas.

En definitiva, no sé si afirmar que estamos viviendo un contexto que parece orientarse a un futuro absolutamente al lado opuesto de las idílicas Ítacas decimonónicas. La industria del cine (anglosajón) durante estos últimos treinta años ha convertido en subgénero el relato contra-utópico, perfectamente escenografiado convirtiéndose en un discurso iconogáfico de finales del siglo XX; Mad Max: un mundo destruido sucumbido por la violencia y el desorden; Blade Runner: una sociedad de artesanos tecnológicos malviviendo bajo la dictadura de un genetista, o más recientemente Matrix donde la realidad virtual domina la realidad analógica. Y ya para terminar, como corolario, más doctrinal y académico, estamos viviendo un neo-fordismo, interpretándolo como una estandarización en los formatos lingüísticos y la vez de pensamiento. Es probable que haya ciertos paralelismos con la Galilea de hace dos mil años, totalmente helenizada (ahora anglófonizados) y romanizada (digamos norte-americanizados) donde el campesinado se endeudó (hipotecas) y vendió sus tierras (vivienda) para pagar los tributos (retorno del préstamo) a una élite imperial (global). No obstante, la sociedad que está construyéndose no creo que siga los modelos contra-utópicos antes mencionados.

Josep Mª Cortès Martí

Amb cotxe visc a prop, amb Wassap (WhatsApp) estic per tot arreu.

Abril 1, 2014

2014-02-19 21.11.08Plantejament

L’economia i la sociologia són disciplines empíriques -es fonamenten amb les dades observables- i propositives: estudien i proposen models socials, econòmics i també jurídics que podrien instituir-se, estudiant-ne els seus efectes en les persones i la societat. La qüestió que ens pertoca és analitzar com les Tic, les tecnologies de la informació i la comunicació, organitzen a hores d’ara la societat, com influencien en els individus en la seva quotidianitat i si les Tic provoquen ignorància en l’anomenada societat del coneixement. Alguns analistes pronostiquen que el model de societat d’un futur més aviat pròxim, malgrat se l’anomeni societat del coneixement, haurà ignorància entesa com a manca de sentit crític, alhora incapacitat de plantejar-se qüestions tant transcendentals de quin ha de ser el model de societat més adient, tot i que es tinguin habilitats i competències pel funcionament de les Tic. Per tant la qüestió és si les Tic provoquen un efecte regressiu en la distribució del coneixement i ens poden enfonsar en la ignorància. El fil conductor d’aquesta reflexió en forma d’article és un recorregut comparatiu, entre un abans immediat del que va significar la l’automòbil i el seu model de societat, el model que pot edificar-se en aquest moment en relació a la tecnologia Tic i les implicacions del concepte “ignorància” en aquest nou escenari.

Ara

Ara vivim un moment en què les Tic, com una sola tecnologia, semblen erigir-se com a dominants. Coincidència o no, les anomenades Tic, s’imposen en el moment que la societat que va sorgir de l’automòbil, anomenada fordista, s’enfonsa. Tanmateix sóc de l’opinió que la tecnologia Tic no és la única causa que ho explica, i com a molt, es pot interpretar que ha accelerat el procés de substitució d’un model de societat per un altre. A hores d’ara, en determinats ambients s’ha compartit l’opinió i la voluntat que les Tic havien de prendre el relleu a les velles tecnologies analògiques. I que en certa mesura, el model de societat seria una renovació d’aquella societat de l’automòbil estandaritzat i del mercat del masses. Però podem observar que la “implementació” de les Tic, és a dir, convertir una idea, un mètode, un esquema en objecte o procés informàtic, no ha suposat fins el moment una continuació d’aquell model que ha durat uns seixanta anys, sinó que ha servit d’excusa per “implementar” un altre model social que a hores d’ara sembla recuperar el capitalisme decimonònic d’estament i segregació. No obstant, és arriscat i poc rigorós pronosticar i preveure el model de societat que sorgirà per l’aplicació intensiva de les Tic.

Abans

Es diferencien tres etapes d’aquell model de societat que aplicava els mètodes de treball fordista, en la qual l’automòbil fou el símbol mesocràtic de les classes mitges; en un primer moment, finals del segle XIX i principis del segle XX, no és una innovació en sentit estricte, sinó més aviat un invent que no s’estén més enllà d’aquells que podien comprar-lo: una minoria social que, a part de tenir els diners, el feia servir com una joguina que substituïa la tracció a sang. En la segona etapa, tocant els anys vint del segle passat, després de la primera gran guerra, l’automòbil, però també neveres, rentadores, tocadiscos, i un llarg etcètera, es veien com un gran negoci. Aquest punt és important, per què es confia que aquell invent europeu de l’enginyer Maybach, company de Daimler i Benz orientat a un consum sumptuari de minories riques, només podia ser negoci si tothom o quasi tothom el pogués comprar. La idea, vista amb perspectiva, té uns efectes realment imponents: un invent per a rics per a tothom. No cal fer esment de noms i marques, ja que formen part de la nostra cultura i simbologia popular.

Però ara estimat lector, li demano que anem una mica més enllà i en lloc de veure-ho amb perspectiva, profunditzem per descriure amb més detall aquell model de societat. El treball organitzat per mitjà d’una cadena mòbil, la producció en cadena, va permetre que un invent quasi artesanal, l’automòbil, es convertís en un producte destinat al mercat de masses. L’organització del treball va ser l’arquitectura, a igual manera que un programa informàtic, va estructurar la societat; rapidesa i estandardització, disseny industrial i nous aliatges, química i construccions, fins i tot escoles i política van “funcionar” com engranatges d’un motor que van accelerar l’edificació d’aquella societat. L’automòbil va ser l’efecte però no la causa. La causa es troba en una tecnologia que amb llenguatge Tic es podria definir de “soft” la qual va permetre un increment lineal del capital. Les grans empreses organitzades sota els criteris “fordistes” de gran producció destinades satisfer mercats gegantins, van ser els mitjans ja que l’objectiu va ser augmentar el benefici financer. En una tercera etapa, els costos d’aquella gran operació -negociació col·lectiva, progressió fiscal- es descompten ara “legítimament” pels processos des-regulació del mercat. El repartiment de la renda i de la riquesa, formaren part dels costos -tothom havia de comprar un cotxe- però garantitzaven el manteniment de la quota de mercat. Tothom era de classe mitja i el cotxe el símbol més representatiu d’aquella nova classe sorgida d’una tecnologia. Ara, quan ha deixat de ser negoci, aquelles grans empreses, en el millor dels casos s’han reconvertit en museus i biblioteques finançats i pagades amb diner públic, les velles naus industrials en adob d’especulació immobiliària, i algunes han emigrat a entorns més favorables pel negoci, o sia, s’han deslocalitzat.

Ignorància/Tecnologia

La lliçó que hem d’aprendre és que sens dubte la tecnologia modifica costums, promou el canvi social i articula nous models de societat. La repercussió va ser que entenguéssim la vida a velocitat d’automòbil; “visc a prop” malgrat estiguem treballant a vint o cinquanta quilòmetres. Paisatges i ciutats han estat martiritzades per quilòmetres i quilòmetres d’asfalt i la vida quotidiana roda per carreteres i autopistes, garatges i benzineres. Visc a prop en relació a una tecnologia que ens ha permès modificar la dimensió de la distància, i sobretot la manera de viure. L’automòbil encara forma part del nostre codi més íntim, malgrat sigui una màquina. Ens ha organitzat la vida, és a dir, ha construït l’arquitectura d’una manera de fer i de ser. Paral·lelament es pot donar que la ignorància, en el sentit més humanista del concepte, és una relació inversa respecte el coneixement superficial que es té d’aspectes tècnics: relació potencia/pes, consum/acceleració, motors híbrids/motors lleugers… i en conseqüència, encara que sembli contradictori, és també ignorant aquell que no ho sap entendre.

Per tant, les Tic marquen ja un abans i un després, i comencen a definir-se tendències que van modelitzant la nova societat: Les noves empreses Tic no s’organitzen amb criteris “fordistas” són organitzacions flexibles, ubicades en llocs diversos i distants, on la jerarquia queda desdibuixada; Parlem d’unitats productives i mercats segmentats; S’observa un saldo negatiu en la creació de llocs de treball; No hi ha un repartiment equitatiu de la riquesa; Desenrunament de les classes mitges de tipus fordista; Les dades assenyalen un augment dels extrems de riquesa/pobresa i per tant una regressió en la nova distribució de la renda; Aquell que no desxifri els acrònims de Os, Piggin, Wassap o WhatsApp serà un ignorant funcional i un inculte si no sap utilitzar el Google, l’Opera, el SeaMonkey. El nou model de societat és com un eixam d’abelles on cada una autònomament pol·linitza, però estan connectades per mitjà d’una xarxa, el rusc, que alimenta una reina la funció de la qual és la reproducció i, davant un atac extern la defenen amb eixams de grups petits perquè la caiguda d’unes no suposi la caiguda de totes, organització la qual assegura una probabilitat d’èxit més alta per assolir l’objectiu: la defensa de la reina. Traslladem doncs, aquest model organitzatiu a la societat humana, cosa que les Tic ens ho permet, conjuntament amb una ètica de benefici financer. No obstant, la societat que es construeix damunt de les Tic, no crec que segueixi els models proposats per la nova literatura contra-utòpica tant ben escenografiada per la indústria del cinema; Mad Max: un món destruït sucumbit per la violència i el desordre; Blade Runner: una societat de menestrals tecnològics malvivint sota la dictadura d’un genetista; o Matrix on la realitat virtual domina la realitat analògica.

Corol·lari

En resum i per acabar aquest article de reflexió i assaig; unes preguntes per afinar encara més i fins on arriba la relació de tecnologia i ignorància. Els Beatles serien icona sense el disc de 45 rpm i el tocadiscos portàtil? La resposta pot ser que la tecnologia ha “amplificat” una activitat quasi trobadoresca convertint-la en una gran indústria. Unes altres qüestions, una mica més sofisticades, i més a prop d’allò que considerem alta cultura, o sia el contrari de la ignorància; sense escriptura, que és una tècnica, sense la impremta que és una tecnologia, el cristianisme, que és una de les grans religions, seria el que és a dia d’avui sense la escriptura i la impremta? No cal aturar-se massa en detallar els efectes del cristianisme en les nostres societats; el gòtic cistercenc del Reial Monestir de Santa Maria de Poblet, la nova catedral post-gòtica de la Sagrada Família, com també les solemnes Passions de Sant Mateu i Sant Joan de Johann Sebastian Bach, o les intimistes cantates de Vespri per l’Assuncione di Maria Vergine d’Antonio Vivaldi. Obres mestres que ningú posa en dubte, fonaments de la nostra cultura occidental. Tot gràcies a una tècnica com és la escriptura/lectura que comunica sense la presencia d’altri, una tecnologia com l’impremta que difon la paraula i el missatge, i sens dubte una tecnocràcia ben organitzada que la reprodueix i la defèn; igual que un rusc d’abelles. I el que és més desapercebut per obvi, ens ha fet “veure” una determinada visió del món i una organització de la quotidianitat, de l’espai i del temps, que ha estat dominant, i per tant una definició molt exacte del que és i no és ignorància.

Josep Mª Cortès Martí

 

 

La Tecnòpolis Catalana: de la Terra al Cel de Ramon Casanova Danés

gener 19, 2014

16112013752Per Josep M Cortès Martí

Abstrac

L’obra escrita de Ramon Casanova Danés cal destacar «L’hora patronal»  i «L’arrancada». Dos testimonis del pensament social resultat d’un temps, per mitjà dels quals analitzem el seu discurs, en el qual la ciència i la religió configuren una mirada molt personal de la societat, construint una tecnòpolis menestralista, orgànica, innovadora, tecnocràtica i meritòria.

 En la obra escrita de Ramón Casanova Danés destacamos «L’hora patronal» y «L’arrancada». Dos testimonios del pensamiento social a partir de lo cuales analizamos su discurso, donde la ciencia y religión configuran una mirada muy personal de la sociedad, construyendo una tecnópolis menestralista, orgánica, innovadora, tecnocrática y meritoria

 The written work of Ramon Casanova Danes  include “The time of the Employers’ and ‘The Boot’. Two testimonies of social thought from which we analyze his speech, where science and religion constitute a very personal view of society, building a trade, organic, innovative, technocratic and meritorious technopolis

Introducció

Segurament per Josep Pla en Ramon Casanova Danés seria el nostre petit “homenot”. Atent, agut i sensible a innovacions de tota mena. És obvi que prengués partit, i també digués la seva; «Per això demanava un dia un car pensador català “Menys profetes i més aptes”. Masses discursos, masses meetings, massa política, massa savis i pocs constructors»[i]

No va ser pas l’únic. Molts del seus coetanis, homes d’àmbits professionals diversos, proposen llurs models de societat on la interpretació del treball com la forma d’organitzar-lo donen lloc a un nou model de societat. Un model on la tecnologia és la protagonista, la qual se li encarrega resoldre, amb asèptica objectivitat, el típic conflicte social del capitalisme decimonònic de bergadana, vapor, tissú i colònia industrial.

Tanmateix, Casanova és un tècnic escolàstic, un empíric de la ciència  amb transcendència religiosa. Llegint, amb cadència benedictina, les aportacions del nostre prohom, participa des d’un primer moment amb l’ensulsiada del capitalisme decimonònic proposant un model de societat molt personal, com la majoria de tots els seus coetanis, bastint també el particularisme del nostre model capitalista. Els dos escrits a partir de la qual fem l’anàlisi són d’una profunditat excelsa, d’un atreviment ingenu, però també de costeruts viaranys ideològics. Amb fogositat arrauxada de la Farga ens embrandeix “L’hora patronal” escrit en la seva joventut. “L’arrancada” en canvi, ens embriaga amb els perfums tardorals ripollencs en la seva assenyada maduresa i dit sigui de pas, de certa qualitat literària.

Cel: l’astrolabi d’un home transcendent

El monestir de Santa Maria de Ripoll, una de les Universitats més universals de l’edat mitjana, la Universitat dels Pirineus, l’alçada topomètrica de la comarca no ha estat un obstacle perquè les joies de la ciència escolàstica passessin pel seu sriptorium. Fa vora mil anys que  els monjos volien apropar-se a Déu per mitjà de l’observació i la mesura. Un dels seus còdex, ordenat en quatre llibres, probablement d’origen ripollenc De Sole, De Luna, De Natura Rerum i De Astronomia, d’autors diversos entre els que comptem Jeroni, Plini, Ciril d’Alexandria, és un testimoni de com la ciència recorria els cims i les valls del ripollès.

Totes les consciències humanes ho, diria qu’han sigut més o menys vagamant ateses d’aquest primitiu principi: Isis i Osiris, Brahm i Vishnú, Geovà i el serpent, Déu i el dimoni, Ormudz i Abrimàn. [ii]

Ens dóna tota una lliçó de revelació per mitjà de la col·laboració humana amb Déu «Nosaltres entenem per Re-ligió pràctica la consciencia de la col·laboració en l’obra de Déu»[iii]. En tant que la transcendència és una qüestió d’ordre en què per trobar sentit, orient, ha d’estar subjecte a uns valors que donen significat a la tasca ordenadora de l’home la qual està lluny de la perfecció, atribut que només pot tenir Déu, el qual ens ho demostra amb la perfecció arquitectònica de l’univers:

Per això nosaltres faríem condició precisa de l’ésser humà, l’arbitrarietat constructiva que és, per altra banda, el seny ordenador. I definiríem l’home axis: ésser dotat d’arbitrarietat ordenadora[iv].

La força del monestir es deixa sentir. La ciència d’aquell temps era una ciència ordenadora, amb la intenció d’entendre l’ordre creador. De manera paral·lela, el nostre autor ambiciona posar en el seu lloc corresponent, amb el seu astrolabi que és la raó, els elements astrals que constitueixen el seu món personal. Seguint amb el seu discurs, sobretot a “L’hora patronal” vol definir els elements que constitueixen l’esfera social en tant ho permet l’astrolabi per l’esfera celeste. Per a ell la perfecció de l’univers és un caos quan no hi ha esforç per entendre’l. La seva mirada escolàstica és una combinació de raó i fe, un binomi entre empirisme i transcendència. 

 

Sembla ésser una llei universal, una condició sine qua non de les coses finides que portin en elles mateixes, i tot a l’hora, els principis de la llur constitució orgànica, les causes determinatives de llur essència, al costat de la feixuga inèrcia que tot ho empeny de nou al caos, exterioritzada en aquells, diguem-ne elements de descomposició, resistència de caotisme[v]

La transcendència de l’home es cristal·litza per la voluntat d’organitzar la perfecció del caos. I és en aquest punt que el nostre autor, de gran sensibilitzat religiosa, expressa la seva transcendència. Casanova personifica la unió de aquests dos mons en principi contradictoris, però que sens dubte per camins no sempre raonablement explicables es troben i cerca l’harmonia entre raó i fe. I ens fa una proposició en la qual entén la ciència com un art que recerca la perfecció amb l’objectiu d’entendre l’univers. Per tant, segons el nostre autor, nosaltres assolim la revelació en la recerca de l’ordre còsmic, car «El pensament és un univers dintre un altre Univers» i continua dient-nos més endavant

Però, hesuaquí que de totes les coses, no més l’home frueix de la possibilitat d’afegir un xic d’arbitrarietat a la ordenació de l’Univers, de col·laborar en l’obra d’aquest Seny Creador qui lluita incessantment contra l’Orb.[vi]

 

Terra: la «seva» Tecnòpolis Catalana  

Casanova, se’l pot definir com un innovador en termes moderns. No solament per la invenció del motor de reacció, sinó per la seva aproximació al pensament organitzatiu català, el qual fou el resultat d’un esforç racionalitzador per part dels homes que d’una manera o d’una altra defineixen el noucentisme. El 1985 Osvald Cardona en feia esment als Annals  del Centre d’Estudis Comarcals del Ripollès. Casanova abans de tot és un home de del seu temps: un temps de revolucions, un temps d’avenços, un temps de propostes que confia que la nova societat del segle XX ha de ser abans de tot una societat equilibrada, fonamentada en el treball racionalitzat, el just repartiment de la riquesa i  l’avenç tecnològic.

  •       Ergòpolis Fordista

Molts dels seus coetanis -Coromines, Gual, Oriol, Mallart, Montoliu, Tallada, Vilaseca, entre d’altres- interpreten les innovacions organitzatives que van significar les aportacions d’enginyers nord americans. El pragmatisme de Frederic Winslow Taylor, Henry Ford I, Frank i Evelyn Gilberth són enteses com a solucions d’economia política orientades a resoldre el problema de l’escassetat. Casanova és conscient que la riquesa s’ha de repartir si el que es desitja és un bon funcionament de la nova societat del nou-cents: «I cal, simultàniament, fixar d’una manera infrangible el màxim de beneficis dels patrons a fi d’evitar injustícies i indeguts augments de preu dels productes»[vii]. Però també demana una reorganització del treball a fi de resoldre el problema de la desigualtat i el desordre social «Cal que l’obrer es convenci de que comoditats vol dir riquesa i que riquesa vol dir producció, que augmentar la producció es augmentar les comoditats»[viii]. Ortodoxament “fordista” precisa el seu model de societat «En resoldre aqueix punt tres coses caldrà tenir en compte: La producció en els obrers i el Capitalisme i el Mercantilisme en el patrons»[ix]

Tanmateix el nostre autor interpreta que «El problema social és menys un problema econòmic que un problema social, és més un problema de repartiment de virtuts que de repartiment de pessetes»[x]. Tinguem present, que parlem de principis del segle XX, un període històric de grans transformacions d’índole esparsa, que a Catalunya, però sobretot a Barcelona, es va viure amb especial virulència.

Molts obrers han sigut col·laboradors de les iniciatives patronals i tenen dret a tots els respectes, podé a més dels que ara disfruten; però, aquest omplir-se la boca de que els ho produeixen tot, a la mateixa hora demanen produir menys i que destrueixen tot lo que poden, i que assassina als que valen més (…)[xi]

Però el més revelador del seu discurs és la proposta en el pensament organitzatiu català, d’una “ergòpolis” estructurada a partir dels valors del treball, l’esforç i els resultats, el que diríem avui mèrit en el seu temps progrés; el món s’ha d’ordenar en relació a l’esforç del treball que cada individu desenvolupa en la societat. I diferència dos tipus d’homes: aquells que les treballen i els que les gaudeixen. Malgrat aquesta defensa aferrissada d’estrats entre el patró, per a ell creador, i l’obrer, per a ell indolent, anys més tard, però, amb to intimista i reflexiu, ja de maduresa, en l’opuscle “L’arrencada”  canvia la seva visió en aspectes tant fonamentals com la desigualtat social:

Tinc una visió que encara em turmenta, d’uns nenes de vuit anys i deu anys, entrellucades més aviat que no pas vistes, anant, dia darrera dia, a les quatre de la matinada, mal calçades, amb unes faldilles fins als peus, cap a les fàbriques de Monliu, de Penau, de l’Aran, situades a mitja hora i tres quarts del poble. [xii]

 

  •    La construcció de progrés

En plena fogositat ideològica “L’hora patronal” editat el 1920 es pot considerar una obra de joventut. La conjuntura social d’aquell moment a Catalunya era extremadament delicada «Malgrat els abusos que hi ha hagut per part de l’element patronal -i tots els altres elements n’hi han hagut i n’hi hauran -ésser patró és una dignitat»[xiii], doncs «Volen caminar amb la pròpia empenta, volen volar amb les pròpies ales i volen fer seguir un xic de món al darrera d’ells perquè en saben uns nous camins»[xiv]. Òbviament el nostre autor es postula per un model patronalista de societat, tanmateix, el seu discurs va un xic més enllà, ja que darrera aquestes paraules s’amaga, tal com exposaven més amunt, el sentit religiós de transcendència «Tot patró és necessàriament un arbitrari, un servidor de la construcció»[xv]. Per a ell el treball, la creació, la transcendència, i tal com avui en dia diem, l’emprenedoria constitueixen els quatre punts d’ancoratge del cigonyal que fan rodolar el motor de la societat «Són els motors del Progrés, són la locomotora de l’evolució humana, són l’energia que s’integra, són els colonitzadors i els cercadors de minerals, i els constructors de salts d’aigua. Son també els responsables de la civilització i de les coses socials» [xvi]

Els beneficis obtinguts per les empreses durant la primera guerra mundial varen provocar una gran desigualtat i alhora una gran inestabilitat social. A més en l’àmbit internacional el temor d’una extensió de la revolució Russa preocupava bona part de l’opinió pública benpensant de tot continent europeu:

La organització sindical dels obrers -havent-se venut a preu d’un millorament d’estat social social absolutament irrealitzable -Rússia sempre per proba– als egoistes per essència, als meneurs ineptes, incivils i inhumans, exigeix una organització social internacional pels patrons. És precís, formar un ideal i una literatura de sindicalisme patronal internacional i una entitat amb ramificacions i agents de tot el món.[xvii]

“L’hora patronal” és un document que ens defineix de forma nítida la ubicació de l’autor dins la seva societat. Sens dubte, quan Casanova parla d’un sindicalisme patronal no ho fa amb la veu del gran capital, sinó amb les paraules d’un menestral creient neguitós davant els esdeveniments. I que per tant es sent  obligat amb la missió per retrobar l’equilibri, ja que «En virtut de les organitzacions obreres s’ha creat una força a un costat dels governs i aquets son coaccionats i es desplacen més enllà del punt d’equilibri»[xviii]. En definitiva, davant l’augment del sindicalisme obrer, Casanova ens proposa que el patró s’organitzi també en un sindicat de tipus patronal. A “L’hora patronal” amb el seu llenguatge particular d’un tècnic fa ús de la llei de l’energia cinètica  «per expressió M·V2/2»[xix]  predient que a mesura que el sindicalisme obrer es faci més fort, amb una massa més gran i pesada, la velocitat organitzativa serà menor “aumentar M, es disminuir V”. En resum, justifica la creació la d’un sindicalisme patronal de tipus internacional, per fer de contrapès al moviment obrer (primera i segona internacional) doncs «s’ha creat una massa industrial de població en relació a la qual seria una greu falta romandre indiferent»[xx].

 Conclusió

El marc social que li va tocar viure tal com s’ha exposat, va propiciar un discurs molt particular donant com a resultat una aportació més en el pensament organitzatiu català. La qual enquadrem amb aquells autors, com Santiago Valentí Camp, Cebrià Montoliu Togores, i Antoni Oriol Anguera, el quals proposen una societat del treball, de l’ofici, de l’especialitat, el que s’ha convingut a definir com la societat del treball o “ergòpolis”. “L’hora patronal” s’ha d’interpretar dins d’aquestes coordenades. No obstant, si fem una anàlisi del contingut dins del discurs que va tenir en aquell moment, recollit en el llibre “La Tecnòpolis Catalana”, es pot veure com en aquell moment es debatien diversos models de societat. La incorporació de l’automòbil en la vida quotidiana i l’aplicació del motor d’explosió interna va significar tota una revolució no sols en el transport sinó en la configuració de l’espai i la dimensió social de la distància. No obstant, hi ha un altra element que passa més desapercebut però que constitueix la columna de la gran revolució social del capitalisme del segle XX. La fabricació en cadena, popularitzada amb els noms de taylorisme i més en concret fordisme, no sols signifiquen una racionalització del treball, on cada operari en  relació a la seva especialitat i especificitat del lloc de treball, sinó tota una nova organització de la societat occidental donant lloc a una modalitat de capitalisme. La Tecnòpolis Catalana del nostre autor es troba molt lligada a les circumstàncies del moment. La seva defensa aferrissada del sindicalisme patronal, es pot afirmar que, és un precedent de les patronals de les petites i mitjanes empreses organitzades en gremis d’ofici. Alhora configura el seu univers per mitjà quatre institucions: proposa un sindicat patronal, reafirma la menestralia industrial, confirma l’ofici com a font d’aprenentatge, i entén el treball com a font de creació. En definitiva, Ramón Casanova Danés és abans de tot un tècnic, un menestral, que ordena i aplica els coneixements adquirits -el disseny del seu motor el porta a resoldre un problema important dels motors de combustió interna d’aviació superant el dilema de potència i pes- fins el punt que ho aplica, com ho hem vist, en la “ordenació” del seu model de Tecnòpolis Catalana

 

 

 

 

 

 


[i]     Casanova Danés, R. L’hora patronal. Editat per Jeroni Potavella, Vic, 1920, p. 43

[ii]    Casanova, 1920, p. 16

[iii]   Casanova, 1920, p. 16

[iv]   Casanova, 1920, p. 16

[v]    Casanova, 1920, p. 15

[vi]   Casanova, 1920, p. 16

[vii]  Casanova, 1920, p. 47

[viii]Casanova, 1920, p. 47

[ix]    Casanova, 1920, p. 47

[x]     Casanova, 1920, p. 41

[xi]    Casanova, 1920, p. 35

[xii]   Casanova Danés, R. L’arrencada. Ciclostilat, p. 1-2

[xiii]  Casanova, 1920, p. 34

[xiv]Casanova, 1920, p. 31

[xv]  Casanova, 1920, p. 41

[xvi]Casanova, 1920, p. 31

[xvii]Casanova, 1920, p. 20

[xviii]  Casanova, 1920, p. 50

[xix]  Casanova, 1920, p. 40

[xx]   Casanova, 1920, p. 37